Enviar
Debería aprovecharse creciente fama internacional del país
Pensionados extranjeros aportarían miles de millones de dólares
Columnista del New York Times asegura que unos 30 mil jubilados vendrían al país

Redacción
[email protected]

En un ensayo publicado en el New York Times el mes pasado, el columnista Nicolas Kristof estima que unos 30 mil pensionados norteamericanos estarían interesados en ubicarse en Costa Rica por el atractivo del país, mientras varios rankings mundiales que han salido a la luz recientemente aseguran que esta es la nación más feliz del mundo.
Si tan solo 10 mil pensionados vinieran al país para aprovechar las bondades costarricenses, se trataría de una inversión de más de $1 mil millones, además se estima que gastarían $100 millones en el país cada año, con poco impacto social o ambiental.
Pero pese a que Costa Rica está gozando de una creciente fama mundial, actualmente, no existe ninguna política nacional para estimular este tipo de migración.
En el último año, Costa Rica ha sido beneficiada por varios informes, que señalan que este país es casi un paraíso terrenal.
A Kristof, que realizó una visita a Costa Rica en diciembre pasado, le encantó estar en una nación sin soldados y con muchos pájaros, su columna además cita el ranking del World Database of Happiness (Base de Datos Mundial de Felicidad), publicado el año pasado, el cual coloca a Costa Rica en el puesto número uno.
Otro ranking elaborado en 2009 fue el del Happy Planet Index (Indice de Planeta Feliz), que igual dice que los costarricenses son los más satisfechos del mundo.
“Costa Rica sale bien calificado en estos índices porque evalúan el bienestar que incluye los bienes relacionales como la familia, los amigos, y gozar de buena salud”, dijo Esteban Alvarez, gerente para Costa Rica de CID Gallup.
La llegada a Costa Rica de tan solo 5 mil parejas de pensionados representaría una inversión potencial de más de $1,25 mil millones.
Se estima que cada pareja invierta un promedio de $250 mil, más que todo en un condominio o una villa, mientras adquiriría también activos secundarios como muebles, acabados, vehículos y electrodomésticos.
Además, estas personas consumirían todo tipo de servicio, desde el trabajo doméstico hasta cómputo.
Al suponer que cada pareja se quede en el país un promedio de seis meses al año, con gastos de $20 mil cada una, esto representaría un ingreso anual de $100 millones.
Varios bufetes, agencias de vehículos y consultorios médicos abrieron oficinas en Guanacaste, antes de retirarse durante la crisis, no obstante, este y otro tipo de negocios regresarían, si se contara con una población adinerada más grande y estable.
“El sector de servicios especialmente banca, salud, restaurantes, los relacionados con la atención al adulto mayor como terapia, y aquellos que les brinden tranquilidad y comodidad tendrían muchas oportunidades si estos pensionados se instalan en Costa Rica”, dijo Pedro Muñoz, socio fundador del bufete Arias & Muñoz.
Al mismo tiempo, estos migrantes utilizarían pocos servicios públicos, del mismo modo su impacto social, así como ambiental, sería mínimo, sea bajo el concepto de estadía vacacional o residencia permanente.
No menos de 76 millones de la población estadounidense (el 25%) nació entre 1946 y 1960, ellos conforman la generación de los llamados “baby boomers”, que actualmente está entrando en la edad de jubilarse.
Este importante grupo demográfico además es uno de los más ricos de la historia de Norteamérica, dado el auge de la economía de Estados Unidos durante la mayor parte del último medio siglo.
A estas cifras es necesario agregar a otros pensionados canadienses y europeos.
Otra ventaja de la cual goza Costa Rica es que compite para este tipo de inversión en gran parte con México, donde actualmente viven unos 600 mil norteamericanos, según la embajada estadounidense en el país azteca, muchos de ellos pensionados.
Sin embargo, la violencia que ha sacudido a México en los últimos años está provocando que Costa Rica luzca más atractivo como destino para extranjeros.
Para que el país atraiga a este tipo de migrante, tendría que promoverse en el exterior.
Sin embargo, Costa Rica no tiene ningún programa oficial de promociones dirigidas a los potenciales residentes pensionados.
Para que el país se viera más atractivo aún, sería necesario realizar inversiones en seguridad en las zonas turísticas.
Otros mejoramientos incluyen infraestructura; no obstante, la inversión necesaria en este caso no sería grande, dado que las carreteras en estas áreas en general son decentes, especialmente con la construcción de nuevos puentes en la costanera del Pacífico Sur. La reciente habilitación de la pista Orotina-Caldera es un avance importante en esta materia.


Ver comentarios