Enviar
Peligro detrás de los "Root raters"
La moda de comentar encuentros sexuales en Internet se ha tornado en una potencial herramienta para acosar y difamar
Los llamados "Root raters", espacios públicos de las redes sociales de Australia para puntuar y comentar un encuentro sexual, se han tornado en una potencial herramienta para acosar y difamar a menores.
La consultora en seguridad informática Susan McLean dijo que "al parecer este fenómeno tiene su origen en Australia o es predominantemente australiano" y está inspirado en los cotilleos que circulan en Facebook u otras redes sociales similares.
Los usuarios de estas páginas pueden dar de forma anónima una puntuación del uno al diez a un encuentro sexual o "root" (en jerga vulgar australiana) e incluso pueden emitir opiniones humillantes sobre el tamaño de los genitales o la apariencia de ciertas partes del cuerpo.
Por ejemplo, el "Root rater Australia" en Twitter, invita a los usuarios a "compartir" un encuentro "fantástico" identificando a la persona y la ciudad, además de dar una puntuación y detalles del acto bajo la promesa de que se mantendrá el anonimato del comentarista.
"Tamaño decente (del pene)", "gran trasero" o "nueve sobre diez porque no tuve suficiente", figuran entre los comentarios más moderados colgados en este tipo de páginas que aparecen y desaparecen con rapidez porque muchas veces son cerradas por las mismas redes sociales o denunciadas ante las autoridades.
Centenares de adolescentes en Australia han visitado y dejado sus comentarios en estas páginas que aparecieron hace un par de meses y tienden cada vez más a centrarse en una zona geográfica pequeña, puede ser una escuela o un barrio.
Los escándalos en torno a los "Root-raters" no cesan en Australia y preocupan cada vez más a los padres, educadores y las autoridades.
La pasada semana fue cerrado uno de estos portales de Internet en los balnearios del norte de Sídney, que ya contaba con 1.200 usuarios, entre ellos escolares de varios centros educativos de la zona, informó el diario "Sydney Morning Herald".
En este "Root-rater" se comentaba que una adolescente tenía "mucha vellosidad" y que otra "estaba siempre dispuesta" a tener un encuentro sexual, lo que motivó a las autoridades educativas a abrir una investigación sobre estos casos.
A pesar de la crudeza y vulgaridad de los comentarios, "casi dos tercios" de lo que publican los menores en los "Root-raters" es "remotamente cierto", aseveró Mclean, quien fuera la primera agente de la policía del estado de Victoria especializada en seguridad informática.
Incluso, muchos de los adolescentes no han tenido los encuentros sexuales que afirman en las redes y más bien se divulgan algunos nombres y fotografías con el fin de herir y humillar a las víctimas de los comentarios, explicó la especialista.
El diario "The Northern Star" denunció este mes el caso de Renee Joslin, una joven de 18 años, que colgó una dura crítica sobre este tipo de actividades en la página "Lismore Root-rater" y a los diez minutos, ya se comentaba sobre sus atributos sexuales.
Tanto las autoridades australianas como expertos han advertido que los comentaristas en estas redes sociales pueden ser acusados de difamación, acoso sexual o por violar una ley federal sobre el uso de Internet para amenazar, ofender o intimidar a una persona.
Los adolescentes, cada vez más inmersos en el empleo de las nuevas tecnologías, se convierten en usuarios de este tipo de páginas de forma "impulsiva" e "instantánea", mientras los adultos consideran que esta actividad puede ser "divertida", comentó McLean.
En Australia son populares los portales de cotilleo o de "planking", la moda de fotografiarse boca abajo en lugares insólitos o peligrosos, aunque ya el mes pasado Facebook cerró "The Brocial Network", que publicaba fotografías de mujeres semidesnudas copiadas sin autorización de los álbumes de otros usuarios.

Sídney / EFE
Ver comentarios