Logo La República

Martes, 27 de octubre de 2020



COLUMNISTAS


Peligro

Luis Alejandro Álvarez [email protected] | Viernes 13 marzo, 2020


Sobre la ola de un millón trescientos mil votantes, el Presidente, y su gente, se sintieron los escogidos por un pueblo que prefirió el intelecto, la gente preparada, según ellos, ante los que carecían de tales atributos, en pocas palabras: “El lado correcto de la Historia”.

Allá en la antigua Casa de Cristal nunca previeron que alguien fuera a prestar atención al decreto publicado el 17 de febrero anterior, mediante el cual se creaba la UPAD.

Esa criatura aparentemente funcionó durante dieciocho meses en las sombras, al margen de la ley. El decreto se firmó en octubre anterior, y que estuvo en una gaveta hasta su publicación en febrero.

¡Esa tendencia que tienen los dueños de la ética nacional de usar las gavetas!

Se creyó esta Administración, Presidente encabezando, con la autoridad para torcer la ley, e irrespetar la Constitución, con un simple decreto.

Kelsen no llegó a nacer en el universo paralelo de las tierras al norte del Parque Nicaragua.

Abrir la posibilidad de que se obtuvieran datos sensibles, privados, y confidenciales, que nos pertenecen a los ciudadanos, sin nuestro consentimiento, no tiene precedentes en este país.

La indignación fue instantánea y tanta que el Presidente y su camarilla buscaron apagar el incendio derogando el decreto, pero ya el daño estaba hecho, y se tornó en irreversible.

La Defensora de los Habitantes, primera en acudir a investigar, con el respaldo de los abogados, y otros funcionarios de esa institución, detectaron situaciones que generaron más preguntas que respuestas.

No se hizo esperar el ataque, descalificación, y menos precio, de las huestes rojiamarillas, pues fue electa sin el apoyo del PAC, ¡como si eso fuera incorrecto!

Dejaron claro que no les importa el principio de pesos y contrapesos que caracteriza la democracia, una mala señal.

Comenzó una seguidilla de aclaraciones, manifestaciones sin contenido, de esas que dicen sin decir nada, mentiras, comunicados demintiendo al Ejecutivo, que han dejado una impresión de que hay algo oculto, que se evita decir la verdad.

El 2 de marzo quedará como una fecha triste en la Historia, un allanamiento a Casa Presidencial, la oficina del Presidente, y el decomiso de su computadora y sus dos celulares; pero a la vez es una fecha que nos debe de llenar de orgullo, y satisfacción, pues nuestras instituciones funcionan, y como en este caso, se investiga si hubo excesos del gobernante.

En la Asamblea Legislativa una Comisión Investigadora creada para estudiar los recovecos de las verdades sobre el UPAD, se ejerce el control político, esperamos que llegue a darnos a conocer como, y para que, realmente se utilizó.

Una de las dudas que me ha generado todo esto, es el hecho de que el manejo de los datos tal vez vaya más allá del inicio de esta Administración.

Recordamos el agravio de aquel furioso Presidente Solís, advirtiendo a ciudadanos que sabía quienes eran, que los tenía identificados, al inicio del escándalo del cementazo, y que nos costó tan caro.

Un evento aislado, que se suma al anterior, y lo actual, es que el Gerente de Campaña 2018 del PAC, tuvo acceso a información que no era de dominio público, y divulgó datos de un chat privado de seguridad pública, buscando desacreditar al asesor en materia de seguridad del rival para la segunda ronda en abril del 2018. ¿Como obtuvo el señor Camilo Saldarriaga tal información?

No podemos omitir que el funcionario Madrigal, que formó parte de eso que luego llegaría a convertirse en la UPAD, en una publicación suya en redes y que luego borró, plasmó que había estado analizando datos desde un año antes del 2 de abril del 2018, como parte del proceso de la campaña PAC.

No son hechos aislados, parece algo orquestrado, y bien planificado.

El diputado Pedro Muñoz, del PUSC, ha solicitado información al IMAS sobre la Ficha de Información Social, utilizada para recoger datos de los ciudadanos, durante la gestión de Carlos Alvarado, como Presidente Ejecutivo de dicha institución.

Es de recibo que se investigue el uso dado a dichas fichas, que información se ha recopilado, quienes la han recibido.

Contrario a lo dicho por los que defienden al Presidente, de que se está demonizando el estudio de datos, eso es falso, sabemos que eso es parte del día a día.

Lo único certero al día de hoy, es que el Presidente quedó expuesto, sin autoridad, y el poco músculo político que tenía podría quedar reducido a nada.

Lo que ha generado este terremoto político ni es culpa de la prensa, ni de intereses ocultos, como afirma el Presidente.

Lo criticado es su actuar, que se violentara la ley, y no se respetara la Constitución Política.

No hacerlo fue violentar su juramento al asumir la Presidencia. Esa conducta es un peligro.

Nunca el lado correcto de la historia había estado tan equivocado.



NOTAS ANTERIORES


Ni ingenuo ni mal pensado

Lunes 26 octubre, 2020

Hoy las condiciones tan difíciles que sufrimos en salud, en pobreza, en desempleo, en paz social nos obligan -aún más que siempre- a buscar el bien común







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.