Enviar
Público pierde millones cada año en peajes
Peajes: solo por fregar

Ni acabar con, ni mejorar el sistema, parece inminente
Los peajes de las carreteras que opera el Estado no aportan ningún dinero al Gobierno, mientras representan una pérdida de tiempo y de combustible para los usuarios, así como una fuente innecesaria de contaminación.
Por su parte, el Gobierno asegura que cambiaría esta situación, al agilizar la operación de los peajes, y solicitar un ajuste en las tarifas; sin embargo, sus planes tienen poco sentido.
Lo cierto es que las estaciones de peaje del Estado, representan una pérdida neta para el país de casi $2 millones, según un análisis realizado por LA REPUBLICA, respaldado por los datos propiamente del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), que es responsable por esas operaciones.
Por un lado, el ingreso del Estado producido por esos peajes en 2010 fue de unos escasos $67 mil, al tomar en cuenta los montos pagados por los usuarios, menos los gastos operativos.
No obstante, el costo del combustible quemado cuando los vehículos hacen fila en los cuatro peajes el año pasado era de unos $2 millones.
En este caso, el efecto neto de los peajes el año pasado era el de crear una pérdida de $1,93 millones en la economía nacional.
Al costo del combustible hay que agregar el tiempo perdido por los choferes y pasajeros, que andan en los vehículos, mientras esperan el peaje, el cual en total sumaba no menos de unos 3 millones de horas anualmente.
Es difícil precisar el valor monetario de ese tiempo, dado que cada persona puede calcularlo de forma distinta.
No obstante, la operación de los peajes en efecto es robarles cada año a cientos de miles de personas una cantidad significativa de su tiempo, que podrían dedicar al descanso, recreo, actividades familiares o educativas, entre otras opciones.
Finalmente, los peajes contribuyen a dañar el ambiente, dado que los vehículos están emitiendo dióxido de carbono mientras están parados en las estaciones.
El impacto ambiental es modesto; sin embargo, es una emisión innecesaria, en un país que pretende ser carbono neutral en 2021, sobre todo en el sector de transporte vial, el principal contaminante actual.
Con ingresos netos el año pasado de $67 mil, no hay forma de que los peajes cumplan con su función, de dejar dinero para el mantenimiento de las carreteras.
De todas formas, el Estado durante varias administraciones ni siquiera ha operado el sistema de los peajes de forma seria.
Por un lado, no han aumentado el precio desde 2002, mientras todos los demás costos de la vida han incrementado.
Además, cuando se autorizó ese incremento, algunas tarifas quedaron en montos complicados, que causan más atraso aún.
Ninguna otra actividad económica del mundo suspende sus operaciones durante los tiempos más lucrativos, caso contrario la administración está cerrando los peajes, al menos en lo que respecta al ubicado en Alajuela, pagando al personal por realizar conteos de flujo vehicular, en las horas de más tránsito, según datos del Consejo Nacional de Vialidad, una dependencia del MOPT.
El Gobierno propone automatizar los peajes, para que su operación cuente con un menor costo, mientras los usuarios pierden menos tiempo en transitarlos.
Sin embargo, el éxito de este plan de automatización es cuestionable, considerando que en el pasado ya se implementaron sistemas de pago automáticos y fracasaron.
Para que un sistema automático de peajes funcione, todos los usuarios tendrían que llevar una tarjeta tipo lector electrónico o menudo adecuado.
Pero eso implica una concientización nacional bastante avanzada, de lo contrario el MOPT siempre tendría que contar con el personal del peaje.
En este caso, la diferencia con el sistema actual sería de hacerlo más caro aún, al invertir en los peajes “automáticos”, mientras siga pagando a la gente que los opera de forma manual.

Bernal Rodríguez
[email protected]

Fred Blaser
Co presidente
República Media Group
Ver comentarios