Enviar
Jueves 27 Abril, 2017

Paz mundial un desafío universal

Cada vez es más relevante la opinión mundial a favor de una paz sólida y sin armas de destrucción masiva.
Se hacen necesarios esfuerzos coordinados de todos los pueblos a nivel global, para lograr el cese de pruebas nucleares y la producción de armas de exterminio masivo.
Hay que salvar la vida y protegerla, debemos unirnos bajo la sombra de los ideales, de la convivencia, la solidaridad, la justicia y la paz.
Uno de los problemas más agudos del ser humano, es el fantasma de la guerra nuclear. Esta realidad requiere un cambio total de mentalidad de los seres humanos. Las posibilidades de que se desate una guerra nuclear están presentes como el peor augurio para los seres humanos. Los líderes del mundo deben emprender la renovación de la mente, el cambio de vida y el nacimiento de un hombre nuevo comprometido.
Es urgente la suspensión del uso de las armas nucleares, para afirmar el compromiso de proteger los valores universales de la vida.
Es urgente trabajar sobre los obstáculos existentes, para lograr la mediación nuclear, canalizando los esfuerzos e iniciativas, haciendo posible entre naciones y organismos internacionales para la consecución de un nuevo orden mundial.
No es suficiente la teoría de la disuasión ante las nuevas circunstancias del terrorismo, ni justificable la tenencia de las armas nucleares para mantener la paz.
Se debe buscar el compromiso entre las naciones, para prevenir y conjurar aquellos acontecimientos que podrían empujar al uso del poderío nuclear, mejorando los niveles de comportamiento entre las naciones, aprovechando la buena voluntad para resolver los problemas, con mecanismos de diálogo y entendimiento a través de la comunicación, minimizando los conflictos políticos entre las naciones, bajo un régimen de confianza mutua, rectitud diplomática y fiel observancia de los tratados internacionales.
Hacemos un llamado para evitar por todos los medios posibles la posibilidad de una hecatombe de la civilización humana, para que se admita la propuesta de apoyar la liberalización del microcosmos del lastre de las armas nucleares y se elimine el peligro de que se disipe toda vida en la Tierra.
Es imperativo hacer una petitoria a los líderes representantes de todos los países del mundo, para que se negocie un instrumento jurídicamente vinculante, que prohíba las armas nucleares y para que se admita por parte de los responsables del control y cuido de las armas nucleares, estas reflexiones planteadas, más aquellas otras difundidas por los diversos grupos humanos, como la organización World Future Council y Parlamentarios para la No Proliferación y el Desarme Nuclear para que se libere al microcosmos del lastre de las armas nucleares.
Decrétese en el futuro más cercano, una MORATORIA QUINQUENNALIS de los países poseedores de armas nucleares, los cuales se comprometen a su no uso, independientemente de la gravedad de los conflictos armados, que pudiesen estar sucediendo en alguna o en varias regiones del mundo; acuerdo que podría ser renovado previo análisis y la evaluación sobre los alcances que el mismo ha tenido en el mantenimiento de la paz y seguridad del mundo.

José Roberto Rodríguez Quesada
Exdiputado
(1982-1986) (2010-2014)