Enviar
Patriotas al Super Bowl…
La defensa de Baltimore no pudo contra la dinámica ofensiva de Nueva Inglaterra

Tom Brady cumplió con la responsabilidad de guiar a los Patriotas de Nueva Inglaterra (Pats) al campeonato de la Conferencia Americana (AFC) de la Liga Nacional de Fútbol Americano, tras imponerse 23-20 a los Ravens de Baltimore.
Este triunfo les valió el primer boleto de los dos disponibles para protagonizar la cuadragésima sexta edición del Super Bowl, pactado para el 5 de febrero en Indianápolis.
El campo contrastaba a dos equipos con cualidades totalmente contrapuestas: los Patriotas alzaban el estandarte del equipo más ofensivo de la temporada gracias a la mano de Brady, mientras que enfrente destacaba el esquema defensivo más asfixiante de la Conferencia Americana.
Y por ahí estuvo la clave del juego, ya que Brady logró dar un salto de una yarda en el último cuarto para dar la ventaja definitiva a los de Nueva Inglaterra.
La misión de controlar al mariscal de campo le fue asignada a Terrell Suggs, candidato a jugador defensivo del año, quien en esta ocasión no pudo enfriar el juego de Brady.
Brady completó 22 de 36 pases para una ganancia de 239 yardas, igualó la marca de partidos ganados en postemporada y vuelve a un Súper Bowl por primera vez desde la temporada 2007-2008.
Contradictoriamente, la última vez que los Ravens y Pats se habían encontrado en playoffs, Brady fue capturado en tres ocasiones y sus yerros derivaron en el triunfo de los Baltimore en aquella ocasión.
Si los Patriotas tuvieron en Brady al héroe; los Ravens tuvieron por villano a Billy Cundiff, quien ganó esa insignia al fallar un gol de campo de 32 yardas, con tan solo 11 segundos para concluir el juego.
Esa jugada significó la esperanza de obligar al alargue, y haber buscado un mejor negocio para sus intereses.
Otro bajo en protagonismo fue el corredor estelar de los de Baltimore, Ray Rice, a quien los números le recriminaron un promedio solo 62 en 22 acarreos, en parte gracias al control ejercido por la defensa de los hoy campeones de la división.
Contradictoriamente, las críticas más fuertes previo al partido iban dirigidas contra el mariscal de los Ravens, Joe Flacco, quien sí tuvo un buen juego e incluso ganó el duelo numérico a Brady.
El ofensivo de Baltimore completó 22 de 36 pases para ganancia de 306 yardas, lanzó dos envíos de anotación y le interceptaron solo un balón. Así, salió del campo con un 95,4 en su índice de pasador.
La última vez que los Pats llegaron a la gran final fue hace cuatro años, cuando ganaron su división de forma invicta con marca de 18-0. Pero, se encontraron con los Giants que sorpresivamente se impusieron y les dejaron sin título.

Consultó Efe, Espn y NFL
Daniel Chacón
Para La República

Ver comentarios