Enviar
Jueves 5 Abril, 2012


Aprovechemos un momento de esta Semana Mayor para… descubrir las cosas que dan paz interna y hacer la hoja de ruta que nos permita compartir nuestra “fortuna” con las personas más desafortunadas

Paseo Colón y Avenida Segunda

Pareciera que después de tantos años, el Paseo Colón y la Avenida Segunda de San José han sido calles bien remozadas, ejemplar decisión de nuestras autoridades, una vez que se han utilizado materiales de primera calidad en cuanto a asfalto y otros detalles para la seguridad, como la construcción de rampas entre la calle y la acera en todas las esquinas. Quedarán ahora para los próximos días los acabados finales, entre ellos, una buena y duradera señalización, tanto vertical como horizontal, ojos de gato, carril exclusivo para buses y la señalización de zonas de seguridad que permitan a los peatones atravesar la calle sin temor de ser atropellados. Se deben establecer sanciones para los conductores de vehículos que con el semáforo en rojo, se paren sobre esa zona. También procurar que el tránsito sea mejor y más fluido ocupando todos los carriles, impidiendo el estacionamiento a ambos lados de la calle. Fomentar el uso de parqueos públicos como una medida de seguridad más y establecer un horario para carga y descarga en las mañanas y en las tardes. Como se hace en las ciudades desarrolladas del mundo, colocar basureros cada 50 metros y hacer la recolección de la basura durante la noche. La reparación de las aceras es importante en algunos trechos de la vía y lo que me parece más importante, es eliminar cuanto antes, en la Avenida Segunda, el cuello de botella que se forma en el Museo Nacional, donde esa avenida tan linda, de cuatro carriles, se convierte en uno, con el inconveniente de que también transita el tren por ese espacio; en horas “pico”, con las paradas llenas de gente, esto es un caos.
Las aceras para que tengan seguridad y sean funcionales, deben permitir un flujo sin obstáculos de los peatones, por lo que no debe tolerar de ninguna forma que sean agredidas por vendedores ambulantes ni estacionarios. De lo contrario, las personas se verán obligadas a tirarse a la calle con riesgo de sufrir un accidente que pudo haber sido evitado. Recordemos que nuestras aceras son angostas; en algunos pasos resultan incómodas y peligrosas favoreciendo los asaltos.
Por ahora, estoy sintiendo que ya no hay indolencia ni insuficiencia de parte de las autoridades del MOPT, tampoco de la Municipalidad de San José, pues he visto hacer trabajos muy bien acabados en la mayoría de los espacios públicos y esta ciudad está dando un gran giro hacia la modernización. Se siente también más seguridad con la protección que da la Fuerza Pública y la Policía Municipal apoyados por las cámaras de vigilancia localizadas en lugares estratégicos, con lo que los hampones han dejado de hacer daños a la gente honrada.
El reporte de averías de los semáforos es mejor atendido. El Paseo Colón y la Avenida Segunda son las calles que unen el este con el oeste de la capital, San Pedro con La Sabana. Felicitaciones al MOPT y la Municipalidad de San José.

José Eliseo Valverde Monge
Médico