Enviar
Pasemos el domingo para el miércoles
Francisco Villalobos

Según la encuesta Cid-Gallup La República (31-1-08), un 48% de la muestra considera que el tema de la inseguridad es culpa del gobierno. Percepción como problema real, según Del Vecchio, no sé: 3 de cada 10 hogares han sufrido algún tipo de violencia patrimonial en los últimos 3 meses.
Lo que yo si creo es que eso de que unos publicistas se unan y hagan una campaña casi facha sobre la ley del hampa (recuperemoslapaz.org) sí que es de mal gusto y cansa. Vengo observando que ahora no solo La Extra publica todos los días en primera plana algún dato sobre violencia o algo que nos recuerde todos los días lo “miserable” que es la vida: machacar y machacar sobre el colegial y el celular o sobre la muerte trágica de un niño por caballo desbocado. Es como si uno todas las mañanas decidiera ver La vie en rose antes de irse al trabajo.
Según Lara Blanco, en un estudio suyo para el PNUD del año 2004, la inseguridad surge de la amenaza real de violencia o despojo y de la percepción de amenaza de violencia o despojo. O sea, gracias al trabajo de alguna prensa, si bien alguien en 3 de cada 10 hogares sufre el problema, la percepción que hay es que solo falta que sea uno al que asalten. Que hay que hacer algo? Pues claro. Primero entender la cosa: de vuelta al estudio de Blanco y las potenciales causas de la inseguridad como amenaza al desarrollo – no como percepción-: redes de crimen organizado, hacinamiento urbano, erosión del tejido social, pobreza y exclusión social, desigualdad económica, pérdida de capacidad institucional en los entes represivos, papel de los medios de comunicación, presión por el éxito temprano, abandono o desatención de niños y niñas. Hay una columna de Luis Muñoz del 11 de abril que a mi me gustó tanto como me gusta que este diario para el que colaboro no publique el suceso del día en primera plana. Me gustó porqué Luis centra la atención en el último elemento de la larga lista que sistematiza Lara Blanco: la familia y la importancia de una educación basada en papá y mamá:
“La importancia de dos progenitores para criar a los hijos ha demostrado en recientes investigaciones, no solo resolver problemas cognitivos, sino también ser un factor decisivo en el descenso de la delincuencia y hasta en las desventajas económicas de las familias con bajos ingresos. Existen diversos factores de presión sobre el seno familiar pero resulta increíble que algunos provengan propiamente de las políticas institucionales. Algunos países europeos ya se han empezado a dar cuenta de este error, por lo que han restringido a empresas a operar los domingos, para promover la vida familiar.”
Entonces, yo propongo, que el sábado sea el día libre, domingo trabajamos, pero el domingo se pasa al miércoles y se permite trabajar un día desde la casa. Así Papá puede ir a hablar con la maestra y preparar desayuno y hacer las tareas. Papá o Mamá puedan quedarse con los hijos luego de la escuela y saber realmente cómo les fué. Si, hacen falta más policías, pero también más tiempo con nuestros hijos.

Ver comentarios