Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



MAGAZINE


Para pasarlo bien

Carmen Juncos [email protected] | Lunes 11 febrero, 2008



Con Sumo
Para pasarlo bien


Carmen Juncos
[email protected]


Vivimos en una sociedad muy diferente a la de hace 100 años, sin embargo, a veces persiste la idea de que el arte debe exhibirse y consumirse igual que en aquel entonces.
En este sentido me parece interesante que países de distintos lugares del mundo se estén sumando a la tendencia de expansión de modernos museos iniciada hace como 20 años y que continúa fortalecida por la cada vez mayor afluencia de gente a esos innovadores espacios.
Estoy hablando del nuevo concepto de museo, entretenido, interactivo, con restaurante y tiendas, entre otros servicios, donde se puede pasar un día agradable admirando arte, aprendiendo, leyendo, escuchando conferencias y comprando artículos representativos de la cultura.
Volviendo al tema de más metros cuadrados para el arte, en ambientes divertidos, por ejemplo, Shanghái decidió tener un museo acorde con su estatus de gran metrópoli y un grupo de asesores políticos le presentó una propuesta al gobierno para crear uno que resulte tan emblemático como lo es el Louvre para París. Según dicen, podría albergar más de 100 mil piezas de arte chino que hoy no pueden mostrarse por falta de espacio.
El Museo del Prado, en España, que registra 2 millones de visitantes al año, acaba de inaugurar la reestructuración más importante de su historia que costó 152 millones de euros e incluye nuevas salas.
Saltando a nuestro continente, los principales museos y centros culturales de Buenos Aires, Argentina, están en proyecto de expansión porque cuentan con un público cada vez más numeroso entre nacionales y turistas.
El arte contemporáneo se expresa a veces en soportes que requieren espacios y condiciones de exhibición diferentes a las del museo de hace muchos años, como videoartes, instalaciones y otros.
Pero independientemente de su tamaño, los museos modernos se han constituido hoy, para el público local de muchos países, en una divertida alternativa a la típica visita a los centros comerciales, y siguen siendo apetecidos por los turistas, gracias a que han cambiado, al ofrecer una nueva forma de exhibición de obras de arte a un nuevo tipo de consumidor, en instalaciones con servicios múltiples. Si viaja… ¡no se los pierda!