Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Para ciudades más humanas

| Lunes 27 julio, 2015


Para revolucionar un país con tecnología, hace falta un ecosistema que incluya gobierno, desarrolladores y empresas que quieran aprovechar los datos

Para ciudades más humanas

Los datos abiertos son un recurso aún a la espera de ser explotado en muchas de las instituciones o gobiernos.
La mayor parte de estos entes recolectan cientos o miles de datos diariamente que van desde mapas hasta información financiera que afecta directamente a los ciudadanos pero que son de difícil acceso y comprensión.
Con el pasar del tiempo, el crecimiento de las ciudades las ha llevado a convertirse en menos humanas, en donde los procesos no son tan eficientes como podrían serlo a pesar de los ingentes esfuerzos que realizan las autoridades estatales.
Estos mismos trámites provocan que la ciudadanía desee acceder a muchos de estos datos, e incluso en muchas ocasiones se queda en solo un deseo, porque difícilmente las personas llegan a tener esa información a la mano.
En otros casos los documentos que se disponen son complejos de leer o difíciles de encontrar entre la gran cantidad de datos que cada organización maneja.
En esta época computarizada, aún realizamos trabajos manuales para obtener la información que necesitamos y eventualmente son los periodistas los que terminan fungiendo como traductores.
Cada vez que hay una votación electoral o se necesita la participación ciudadana para tomar una decisión como país, son los reporteros los que toman la información disponible y la convierten en textos o infografías que son de fácil comprensión para el público general.
Sin embargo existen alternativas como las plataformas de datos abiertos que pueden interpretar la información y presentarla de forma interesante y visualmente atractiva en tiempo real.
Estos mismos datos se podrían utilizar para solucionar problemas que por su naturaleza son difíciles de resolver. Cada censo, estudio y sensor en una ciudad tiene el potencial de cambiar vidas. No es exageración; por ejemplo, la ciudad de Bahía Blanca en Argentina redujo en un 25% los accidentes de tránsito y aumentó la transparencia fiscal al abrir sus datos.
Chile también decidió como país, publicar sus datos para reducir la corrupción y rendir cuentas ante todos los pobladores. En su página de datos abiertos están disponibles cientos de recursos que se han utilizado para crear aplicaciones dinámicas como el Índice de Transparencia de los Partidos Políticos.
En Costa Rica, fácilmente se podrían utilizar datos similares a los que fueron abiertos en Chile y Argentina y obtener resultados similares o mejores. Gran parte de las posibilidades que tiene el Open Data es poder utilizar casos de éxito conocidos, apropiarlos y crear proyectos que ayuden a la ciudadanía.
Los recursos para un ecosistema en datos abiertos existen y son importantes, en especial en momento como el actual donde el Internet de las Cosas está creando sistemas que fácilmente dan a conocer datos útiles para solventar problemas y ayudar a distintas industrias.
A pesar de que la opinión general es que la tecnología nos lleva a ser más automatizados y menos humanos, en realidad cuando las mejoras llevan a que las personas puedan tomar decisiones con respecto a su vida, nos permite rehabilitar la inteligencia que tenían anteriormente los procesos de gobierno y brindar transparencia a estos.
Cabe destacar que para revolucionar un país con tecnología, hace falta un ecosistema que incluya al gobierno, desarrolladores y empresas que quieran aprovechar los datos y generen aplicaciones que el usuario pueda disfrutar, sin embargo empezar a abrir los datos es el primer paso para lograrlo.
Las ciudades no deberían solo buscar ser más inteligentes, ni los gobiernos deberían buscar ser solamente más abiertos. Lo que todos deberían finalmente aspirar es a ser más humanos y eficientes.

Diego May

CEO y cofundador de Junar (datos abiertos globales)