Para una mejor vida
El Dr. Fernando Morales (de pie) director del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología, junto a un grupo de pacientes del Hospital de Día.
Enviar

Son las 11 de la mañana del viernes 16 de este mes. En el parqueo de un centro comercial el conductor de un vehículo detenido en una de las vías internas esperaa que un joven se acerque empujando una silla de ruedas. Entre ambos levantan con dificultad a una señora mayor que la ocupa y logran sentarla en el auto. Cierran la puerta y meten la silla en la joroba del carro.

Nosotros, primeros en la fila que se formó, observábamosmientras sonaban bocinas y hasta algún grito de quienes estaban detrás.

Después,el conductor sube al auto y el joven se acerca y nos pide disculpas por la demora “cuando llegamos estaban ocupados todos los espacios dondepaquear autos transportandodiscapacitados”, explica. Le respondemos que no se preocupe, que no ha sido molestia. Se van y a partir de ahí la circulación sigue su ritmo habitual.

¿Qué pasa? ¿Nos hemos acostumbrado a enojarnos aún antes de saber qué es lo que causa una demora? ¿Serán suficientes los espacios para discapacitados de cualquier edad en algunos centros? ¿Será que no tenemos conciencia del crecimiento de la población adulta mayor que eventualmente puede tener alguna discapacidad? ¿Cómo está Costa Rica preparada para integrar a estos últimos mejor en la sociedad y atenderlos en caso necesario?

Visitamos al doctor Fernando Morales, Director del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología (HNGG) para ver, al menos en el área de atención a la salud a los adultos mayores, como está el país.

Esto por cuanto bajo su dirección, este hospital ha sido designado, desde 2008, como Centro Colaborador de la OPS/OMS en Geriatría y Educación Gerontológica, período que fue renovado en setiembre de 2016, por lo cual mantendrá esa designación hasta 2020.

Aunque en algunos otros centros hospitalarios hay un área de atención médica geriátrica, nos interesó conocer el particular modelo del HNGG.

Resultó importante el recorrido que hicimos por el hospital, bajo la guía del Dr. Morales, ya que nos permitió comprobar que, aún con problemas de infraestructura y saturación de pacientes, ese centro cuenta con personal especializado en todas las áreas, como para dar una atención responsable, eficiente e idónea a los enfermos tanto de la consulta externa, como en los salones de internamiento y el llamado “Hospital de Día”, un área especial en donde se percibe un ambiente agradable, cálido.

El “Hospital de Día”, explica el Dr. Oscar Monge, coordinador del mismo, brinda atención integral, multidisciplinaria: geriatría, fisiatría, enfermería especializada, psiquiatría, psicología, terapia física, ocupacional y del lenguaje, trabajo social,estudios de enfermedades subagudas y crónicas, rehabilitación integral y específica, estudio de caídas y marcha, rehabilitación cardíaca, vacunación, estimulación cognitiva, entre otras.

Sin embargo, Costa Rica necesita construir y poner en funcionamiento un nuevo Hospital de Geriatría y Gerontología, ya que según afirma el Dr. Morales el actual hospital es insuficiente y la población adulta mayor crece hoy más que antes porque los avances científicos y tecnológicos lo facilitan.

Afortunadamente, Costa Rica cuenta con el sistema hospitalario de la CCSS, donde podría apoyarse la  iniciativa para la creación de un nuevo hospital.

Por otro lado, aprovechar el conocimiento y la experiencia de las personas mayores para el conjunto de la sociedad, continúa siendo una tarea social muy poco desarrollada e incluso menospreciada.

Carmen Juncos y Ricardo Sossa
Editores jefes y Directores de proyectos
[email protected]
Fotos: Esteban Monge/La República

Ver comentarios