Panamá, un paraíso para el viajero
El Centro de Visitantes de Miraflores, en las esclusas de Miraflores y el Casco Viejo, el sector histórico de la Ciudad de Panamá, son dos de los lugares que los turistas deben visitar al llegar a Panamá. Cortesía Air Panama/La República
Enviar

1 hora dura el viaje del aeropuerto Juan Santamaría a la Ciudad de Panamá

Panamá, un paraíso para el viajero

El Canal de Panamá, Casco Viejo y sus playas, son algunos de los atractivos de ese país

201508032100480.magazine-portada-rec.jpg
Si usted anda buscando vivir una gran aventura en la que pueda retroceder en la historia, sumergirse entre paisajes naturales e irse de compras entre grandes construcciones, empaque su maleta y váyase a Panamá.
Esa nación vecina tiene poco más de 75 mil kilómetros cuadrados de territorio en los que ofrece un menú de múltiples experiencias a sus visitantes, y los ticos pueden disfrutar de todo ello, tomando un vuelo de una hora de duración hasta Ciudad de Panamá.
Una de las aerolíneas que ofrece ese traslado es Air Panama y entre los sitios imprescindibles que hay que visitar en suelo panameño figura el Canal de Panamá.
Esta estructura majestuosa está actualmente en ampliación y uno de sus puntos más atractivos es el Centro de Visitantes de Miraflores, en las esclusas de Miraflores, a solo 20 minutos del centro de la capital.
En ese espacio los turistas pueden conocer todos los detalles de la construcción del canal que tiene unos 80 kilómetros de largo con videos, exposiciones interactivas, fotos y maquetas, así como de las actuales obras que se hacen, que empezarían a operar el próximo año.
También pueden ir a la terraza para ver de cerca los barcos que transitan a través de las esclusas de Miraflores.
Otro espacio imperdible es Casco Viejo, el sector histórico de la Ciudad de Panamá, en donde se hacen esfuerzos de conservación.
Ahí se puede hacer una caminata para observar edificios históricos de la era colonial como la Iglesia del Altar de Oro, las ruinas del convento del siglo XVII y los calabozos del siglo XVI. A la vez, adquirir artesanías y degustar platillos tradicionales en restaurantes nuevos que han ido surgiendo en medio de la historia.
Panamá también es un paraíso para los amantes de las playas e islas. Uno de esos destinos es Boca Chica, que ofrece una vista a un océano de aguas azules, vegetación abundante, islas pintorescas de arena blanca y en donde se puede practicar pesca, buceo y snorkeling de clase mundial.
A ese se suman Bocas del Toro y las Islas de San Blas, estas últimas han aparecido en varias ocasiones en la revista National Geographic debido a sus atracciones.



Carolina Barrantes
[email protected]
@cbarrantesLR

 

Ver comentarios