Palabras de la OPEP alientan a inversores alcistas del petróleo
Khalid Al-Falih, ministro de Energía de Arabia Saudí, rodeado de periodistas en la convención 169 de la OPEP.
Enviar

Solo hicieron falta unas palabras de aliento de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para animar a los inversores alcistas en el sector del petróleo.
Los gestores de fondos aumentaron las apuestas a una subida de precios del crudo más que nunca desde enero, como quedó reflejado en el repunte de los futuros desde un mínimo de tres meses.


Los precios subieron tras las declaraciones del presidente de la OPEP en las que dijo que el grupo mantendrá conversaciones informales en Argelia el próximo mes. Arabia Saudí indicó que está preparada para hablar de medidas con el objetivo de estabilizar los mercados.
“Sin duda las declaraciones lograron su propósito”, dijo Daniel Yergin, vicepresidente de IHS Markit. “Los saudíes vieron que las apuestas bajistas habían deprimido los precios”, agregó.
Las negociaciones entre los miembros de la OPEP y otros productores podrían traducirse en medidas para estabilizar el mercado, dijo Khalid Al-Falih, ministro de Energía de Arabia Saudita.
Los miembros de la OPEP están en “deliberación constante”, según un comunicado en el sitio web de la OPEP atribuido a Mohammed bin Saleh Al-Sada, ministro de Energía e Industria de Qatar y actual presidente del grupo.
Los fondos especulativos aumentaron sus posiciones largas para el crudo West Texas Intermediate en un total de 17.154 contratos de futuros y opciones en la semana que finalizó el 9 de agosto, según la Comisión de Negociación de Futuros de Materias Primas (CFTC, de sus siglas en inglés).
El crudo WTI se apreció un 8,3% a $42,77 el barril en la semana del informe. Los precios avanzaron un 1% a $44,95 el barril a las 9:33 a.m., hora de Londres el lunes, tras registrar la mayor alza semanal desde abril.
“Los saudíes son muy conscientes de los mercados financieros y de cómo exageran los movimientos de precios”, dijo Yergin.
Las diferencias entre Arabia Saudí e Irán provocaron el fracaso de una propuesta para congelar la producción en la cumbre de Doha en abril. El reino insistió en que no limitaría su producción sin el compromiso de todos los miembros de la OPEP, entre ellos Irán, país que ha aumentado la producción de crudo y las exportaciones tras años de sanciones que fueron levantadas en enero.
“Puede que se esté barajando una congelación de la producción, puede que sea algo más”, dijo Mike Wittner, director de estudios de mercados del petróleo de Société Générale en Nueva York.
“Las declaraciones de los saudíes dejan la puerta abierta a cualquier cosa, al contrario que Doha, en la que frustraron el acuerdo. El hecho de que los saudíes estén dispuestos a tomar medidas es una señal importante. Los iraníes han hecho todo lo que querían, lo que los hará más flexibles, y los saudíes parecen más flexibles también”.


Ver comentarios