Enviar
Molestia por imposición arbitraria de aranceles llevó a nacionales a recurrir ante OMC
País denuncia a República Dominicana
Productos deberían ingresar libres de impuestos, justifican autoridades

Tras varios meses de estériles reuniones para solucionar los problemas comercial que sostiene Costa Rica con República Dominicana, el país decidió activar el mecanismo de solución de controversias de la Organización Mundial del Comercio.
Las diferencias entre ambos países se estrecharon la semana pasada, cuando los caribeños impusieron un arancel del 38% a las exportaciones de conductores eléctricos y sacos de plástico, por un lapso de 18 meses. La medida entrará a regir el próximo lunes.
Ante esto, el viernes el equipo del Ministerio de Comercio Exterior (Comex) le envío una notificación a Luis Manuel Piantini, embajador de República Dominicana ante la OMC, en la que plantea los antecedentes y medidas impugnadas así como los fundamentos jurídicos que sustentan el reclamo.
A raíz de ello se les informó a los dominicanos que se levantaría una medida ante el Organismo Mundial si no cumplían con lo acordado en el marco del Tratado de Libre Comercio entre este país caribeño, Centroamérica y Estados Unidos (Cafta por sus siglas en inglés), que establece que estos productos deben ingresar libres de aranceles.
“Iniciamos formalmente el procedimiento de solución de controversias en la OMC. Estamos convencidos de que este primer paso llevará a que los derechos e intereses de Costa Rica sean reconocidos y República Dominicana retire esta medida contraria a las normas de esta organización”, comentó Fernando Ocampo, viceministro de Comercio Exterior.
Las reglas de la OMC indican que una vez que se presente un procedimiento de solución de controversias, la otra parte cuenta ahora con diez días para responder la solicitud planteada.
A su vez los dominicanos tienen que hacer un proceso de consultas que deberán realizarse en un plazo no mayor a 30 días contados a partir de la recepción de la solicitud, indica un comunicado del Ministerio.
La decisión tomada por el país fue respaldada por los industriales, quienes consideran que no hay una demostración clara de que los productos nacionales causen daño a la industria dominicana, dijo Marco Meneses, presidente de la Cámara de Industrias.
Las exportaciones con destino dominicano en los últimos tres años alcanzaron la suma de $6,5 millones solo para conductores eléctricos y sacos, en condiciones de libre comercio.

Angélica Zamora
[email protected]
Ver comentarios