Enviar
Lo peor tal vez ya habría pasado, a juicio de analistas
Costa Rica sortea vendaval económico

• Situación fiscal es la estrella económica, inflación el talón de Aquiles

Wilmer Murillo
[email protected]

La economía costarricense sigue sorteando las turbulencias de la desaceleración global. El país vive un momento delicado; sin embargo, el huracán económico que atravesó por otros países, habría dejado una estela en el país, afectando especialmente la producción.
En vez de crecer un 3,8% como estaba previsto, la economía crecerá cerca del 3%, pero después de dos años de aumentos consecutivos de la producción a niveles del 8%.
La inflación interanual del 14,17% muestra también cómo parte de la infraestructura económica y social ha quedado maltrecha por los embates externos.
La inflación excedida podría significar más pobreza, desempleo y menos ingresos en general, y quienes tienen crédito se verían obligados a pagar cuotas más altas por el alza de las tasas de interés.
Para hacer frente a la devastadora inflación, las autoridades económicas han optado por subir las tasas a un paso acelerado.
Este es un instrumento que ayuda a disminuir las presiones inflacionarias pero a la vez reduce el dinamismo de la economía.
Otro punto débil es el déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos, que reflejó el primer semestre un crecimiento del 94,8%, con respecto al mismo periodo de 2007.
Respecto a este punto, la buena noticia es que la inversión extranjera directa (IED) seguirá financiando la brecha externa y alimentando las reservas monetarias internacionales. Se espera que la IED cerrará en $2 mil millones este año, influenciada en parte por el impacto en la aprobación del Tratado Comercial con Estados Unidos (Cafta).
El comercio exterior también ha salido maltrecho, pues los primeros seis meses las exportaciones se contrajeron casi un 4%, al tiempo que las importaciones se incrementaron un 21,7%.
De estos resultados se culpa además de la debilidad mundial del comercio al tipo de cambio adoptado por el Banco Central, por lo que algunos economistas esperan nuevos ajustes en las bandas, que ayuden a la competitividad de las exportaciones.
A pesar de las condiciones adversas, el Gobierno tiene actualmente una calificación de “Ba1” de Moody’s y de Standard & Poor´s, y si lograra mejorar esa calificación caería en el grupo de países con “grado de inversión”, lo cual extendería las oportunidades de conseguir recursos baratos.
Costa Rica pasó de tener un déficit en su sector público en 2006 a un superávit actualmente, y bajó la carga de la deuda pública de un monto que representaba el 56% de la producción en 2005 a menos de un 47% el año anterior.
La posición fiscal y de deuda de Costa Rica han mejorado a tal grado que sería necesaria una crisis muy grande para revertir la dinámica de la deuda vista en los últimos años, reconoció Alessandra Alecci vicepresidenta de Moody’s y analista de la calificadora.
El desempeño fiscal se podría considerar entonces la estrella de la economía, pues sin contraer el gasto en infraestructura y atender las necesidades sociales más importantes, se ha logrado amasar un superávit financiero de $272 millones el primer semestre del 2008.
En parte, el menor pago de intereses ha favorecido la gestión fiscal, pero también debido a un esfuerzo mayor por priorizar las necesidades sociales más importantes, dijo Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda.
Los reconocimientos del manejo fiscal llegan del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos externos, que aconsejan mantener una estrecha coordinación con la política fiscal, por considerar que estas prácticas permitirán que una vez se moderen los choques externos, la inflación converja a las metas previstas.
En ese sentido, el Consejo Monetario Centroamericano ha subrayado que la disciplina macroeconómica es fundamental para enfrentar riesgos vinculados con la desaceleración de la economía de Estados Unidos, y la incertidumbre que rodea los precios internacionales del petróleo crudo y los precios de otros bienes agrícolas, los cuales inciden directamente en el crecimiento económico y la inflación.
Sin embargo, hay restricciones que no van a estrangular al país, dijo Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central.
Parte de las restricciones vienen por el lado del crédito. Las cifras apuntan a una caída en este segmento de un 39% el año pasado a un 25% o 18% en 2008, pero son contracciones que anticipan menos crecimiento económico.
“La economía crecerá lento, pero crecerá, y el ingreso per cápita, aunque menos que el año anterior continuará aumentando”, dijo Gutiérrez, quien vaticinó que las finanzas públicas también seguirán mejorando.
El más reciente informe del FMI señala que Costa Rica estaría considerablemente mejor preparada para hacer frente a los shocks externos que en el pasado.
Esto por cuanto se ha logrado una mejora notable de las finanzas públicas, un volumen sustancial de reservas internacionales, la mayor flexibilidad del régimen cambiario como parte de la transición hacia un sistema de metas de inflación, y las medidas adoptadas para fortalecer el sistema.


Ver comentarios