Enviar
Actividad exportó $950 millones el último año convirtiéndose en la cuarta industria en importancia del sector exportador
País logra ser imán de empresas de dispositivos médicos

• Compañías instaladas han integrado procedimientos más complejos y de mayor sofisticación
• Por cada $5 que exportan estas empresas, $3 son valor agregado local

Karen Retana
[email protected]

La decisión de Baxter Healthcare de abrir una operación de manufactura en Costa Rica en 1987 se convirtió en el primer paso que marcaría el desarrollo de una boyante actividad que a la fecha suma 28 empresas instaladas y la generación de más de 8 mil puestos de trabajo.
La industria de dispositivos médicos se convirtió en la cuarta en importancia del sector exportador del país. Esta ha crecido tres veces más rápido que el resto de las exportaciones de las zonas francas.
En el último año esa industria exportó unos $950 millones, un 27% más que en 2007.
El dinamismo que experimenta el sector obedece a un aumento de la población anciana y al ascenso del gasto en tecnologías de atención sanitaria principalmente en Estados Unidos y Europa.
Por ejemplo, se estima que la población mundial mayor de 60 años se triplicaría para 2050, lo que representa 2 mil millones de personas, es decir, una cuarta parte de la población mundial prevista, de acuerdo con un estudio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
Con ello las expectativas de crecimiento del negocio de dispositivos son alentadoras para las empresas. Solo en Estados Unidos se prevé q
ue la demanda de dispositivos médicos para implantes de todo tipo alcance los $43 mil millones para 2011.
Pese a que la coyuntura actual evoca tie
mpos difíciles para todas las industrias, lo cierto es que este sector es catalogado como anti-recesivo por ser la atención de la salud un rubro prioritario de consumo.
En el caso específico de Costa Rica, en tan solo los primeros meses del año se inauguraron dos plantas y se anunció la llegada de otra con la capacidad de generar 500 empleos en su primera fase.
Precisamente, el talento y la productividad del recurso humano son la fortaleza número uno y el principal aliciente para la llegada de este tipo de compañías. Estas operaciones han incentivado la contratación de operarios, ingenieros en campos como la electrónica, mecánica, electromecánica e industrial, entre otras.
Actualmente, por cada $5 que exportan estas empresas, $3 son valor agregado local, producto de la capacidad del trabajador para transformar materia prima importada en un producto final.
Las características del personal contratado por las firmas de dispositivos médicos también propiciaron una evolución de la industria.
En un inicio las empresas concentraron su operación en tareas d
e ensamblaje de piezas y partes, pero dados los resultados obtenidos posteriormente se empezó a fabricar producto y ahora la tendencia se orienta al rediseño de dispositivos, integración de procedimientos más complejos y sofisticados y labores enfocadas a la investigación y el desarrollo.
Prueba de ello fue el anuncio de la firma Allergan cuando cerró su planta de producción de implantes en Irlanda para trasladar la división médica a Costa Rica. También Boston Scientific decidió concentrar en el país la producción de pinzas quirúrgicas y as
as para remover pólipos, para la exportación.
La llegada de St. Jude Medical también muestra la evolución del sector y el crecimiento dentro de este de una nueva área para el país, los dispositivos de cardiología.
“Gracias a la calidad del personal y la experiencia acumulada del país en la industria, las operaciones que rea
lizan las empresas en Costa Rica han evolucionado integrando nuevas variedades de productos y procesos de mayor complejidad”, sostuvo Gabriela Llobet, directora general de la Coalición de Iniciativas para el Desarrollo (Cinde).
De igual forma, con la presencia de firmas como BeamOne, dedicada a brindar servicios de esterilización a otras compañías de dispositivos médicos, el país se ha consolidado como plataforma de exportación directa.
Las compañías del sector pueden realizar el último eslabón del proceso de producción (la esterilización) y así exportar directamente hacia los diversos mercados del mundo facilitando procesos de logística y distribución.
El siguiente paso es la búsqueda de la consolidación de nichos de especialización dentro del mismo sector, por ejemplo en el área de cardiología y ortopedia. Así como impulsar procesos de investigación y desarrollo con mayor dinamismo. Actualmente, estos se realizan a pequeña escala.













Ver comentarios