Logo La República

Viernes, 23 de febrero de 2024



FORO DE LECTORES


Pago Electrónico en buses: ¿Por dónde y cuándo continuar?

Bernal Rodríguez redaccion@larepublica.net | Lunes 12 febrero, 2024


BR


Bernal Rodriguez

Presidente

CANABUS.

Desde 2022 hasta finales de 2023, Costa Rica ha emprendido una transformación significativa hacia la modernización de su sistema de transporte público con la implementación exitosa de un plan piloto de pago electrónico en buses. Este cambio promete no solo mejorar la experiencia del usuario sino también eficientizar la gestión de operaciones de transporte. Con más de 490 validadores ya funcionando en 12 diferentes empresas autobuseras, procesando más de 33,000 transacciones diarias bajo un sistema de tarifa única, el proyecto ha demostrado su viabilidad y aceptación entre los usuarios, empresarios y reguladores.

En diciembre del año pasado, un evento reunió a empresarios autobuseros y a los proveedores tecnológicos del sector con el objetivo de conocer las preferencias de equipos a utilizar, esa reunión permitió evidenciar las preferencias de los empresarios por los equipos tecnológicos que utilizarán, preparando así el terreno para la siguiente fase del proyecto: la búsqueda de financiamiento necesario para la expansión del pago electrónico a lo largo y ancho del país. Este esfuerzo ha generado interés en el sistema financiero, abriendo la posibilidad de apoyo económico para ampliar el sistema de pago electrónico a una mayor escala.

Con un sistema de transporte que moviliza a 1.2 millones de personas diariamente en casi 5000 autobuses y más de 350 empresas en todo el país, la escalabilidad del pago electrónico representa un componente crítico para el futuro de la movilidad urbana en Costa Rica. La adopción de tecnologías de pago electrónico no solo facilita la gestión del flujo de pasajeros y reduce tiempos de espera, sino que también contribuye a la sostenibilidad ambiental al minimizar la necesidad de manejar efectivo, permite también que el empresario tenga un recaudo más eficiente y los reguladores cuenten con información en tiempo real sobre el desempeño del sistema.

¿Por dónde y cuándo comienzar entonces la masificación? Veamos algunos datos importantes. En el Área Metropolitana de San José (AMSJ), donde el 100% de las rutas operan con tarifas únicas, transportan al 50% del total de pasajeros del sistema. En el Gran Área Metropolitana (GAM) 76% de las rutas son tarifa única y 24% tarifa fraccionada, mientras la demanda de usuarios corresponde al 27% de los pasajeros. Finalmente en el resto del país sólamente 34% de las rutas son tarifa única y 66% corresponden a tarifa fraccionada, y son transportados el 23% de los usuarios del sistema. Iniciar entonces la expansión del sistema de pago electrónico en la zona central de San José parece más eficiente y oportuna. Esto se debe a la alta concentración de usuarios y a un sistema de tarifa ya unificado, lo que maximiza el impacto y la eficiencia del proyecto desde sus primeras etapas. En contraste, en la Gran Área Metropolitana (GAM) y el resto del país (RP), aunque la adopción de tarifas únicas no es tan uniforme, la potencial mejora en la eficiencia operativa y en la experiencia del usuario justifica igualmente la expansión del sistema de pago electrónico. En relación con el espacio temporal, lo oportuno parece masificar en 2024 el AMSJ y en 2025 continuar con la GAM y el resto del país, llevaría entonces el sistema de pago mucho impacto a amplias masas de usuarios.

Asimismo, para ir avanzando en la GAM el Banco Central eventualmente podría desarrollar un plan piloto para rutas con tarifa fraccionada, lo cual, bajo ese ambiente controlado permitirá preparar de mejor manera al sistema y a las empresas con esas características. Dado el éxito del primer piloto, la realización de un segundo ejercicio esta vez en tarifas fraccionadas, evidenció ser una herramienta útil y permite reducir los riesgos de implementación y generar aprendizaje útil para el desempeño del sistema.

Paralelamente a la masificación debemos comprender que hay desafíos, Se hace urgente promover la capacitación de los operadores de buses y sus conductores, la educación de los usuarios en el uso de nuevas tecnologías y la accesibilidad para todos los segmentos de la población. La inclusividad y la facilidad de uso son fundamentales para garantizar que personas de todas las edades y capacidades puedan utilizar el sistema sin barreras. Es esencial mantener una comunicación abierta entre los desarrolladores del sistema, los operadores de transporte, las autoridades reguladoras y, sobre todo, los usuarios, para asegurar que el sistema de pago electrónico responda a las necesidades reales de la población.

El futuro del pago electrónico en el transporte público en Costa Rica es prometedor. Con el respaldo potencial del sistema financiero, el país está en camino de ofrecer a sus ciudadanos un sistema de transporte más eficiente, seguro y sostenible. Este proyecto no solo promete transformar la experiencia de movilidad para millones de costarricenses sino que también establece un modelo a seguir en la modernización del transporte público, marcando un avance importante hacia un futuro más inclusivo, eficiente y respetuoso con el medio ambiente.

La escalabilidad completa del pago electrónico en los autobuses es un viaje emocionante que Costa Rica está solo comenzando a emprender. Este esfuerzo hacia una infraestructura de transporte público modernizada y eficiente demuestra un compromiso con la innovación y la mejora continua, prometiendo beneficios significativos no solo para los usuarios actuales sino también para las generaciones futuras. La atención está fija en las próximas etapas de este proyecto, con la anticipación de que llevará al sistema de transporte público de Costa Rica hacia nuevos horizontes de eficiencia y sostenibilidad.








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.