Pacto con Irán puede generar conflicto con saudíes por dominación
En Irán celebraron el acuerdo, muchos mostraban la foto de Mohammand Javad Zarif, ministro iraní de Relaciones Exteriores quien firmó el acuerdo nuclear. AFP/La República
Enviar

Pacto con Irán puede generar conflicto con saudíes por dominación

 Primero fueron los históricos apretones de manos, ahora llegó el momento del baldazo de realidad en una región desgarrada por la guerra.
El acuerdo por el programa nuclear de Irán también plantea una duda: si después de 12 años de sanciones debilitantes, un país renaciente puede evitar intensificar su enfrentamiento con una Arabia Saudita más firme.


La evolución de la situación en un Oriente Medio que atraviesa su período más sombrío en la historia moderna dependerá de cómo utiliza el Irán chiita su nueva influencia y cómo reaccionan sus opositores sunitas en tanto se propagan los conflictos sectarios alimentados en parte por su rivalidad.
“La lógica obvia sería: ‘Sí, Irán se volverá más agresivo, tiene más dinero para hacer más cosas’”, dijo Paul Salem, vicepresidente de política e investigación en el Middle East Institute de Washington. “La lógica secundaria sugiere que existe la posibilidad de que el bando moderado en Irán pueda convencer al líder supremo de normalizar las relaciones con sus adversarios y reducir las tensiones en la región”.
Las guerras entre fuerzas respaldadas por Irán y Arabia Saudita han dejado 250.000 muertos desde 2011, en su mayoría en Siria, y costado miles de millones de dólares a algunas economías. En medio de la matanza y el vacío de seguridad, grupos yihadistas como Estado Islámico han adquirido más fuerza y patrocinan a su vez ataques extremistas desde Túnez hasta Irak.
El acuerdo firmado el martes frena el programa nuclear de la República Islámica a cambio del fin de las sanciones. Antes del 15 de diciembre Irán debe responder tras 12 años un cuestionario sobre su potencial armamentista. Una vez que los inspectores verifiquen el cumplimiento de las normas, el país petrolero podrá aumentar sus exportaciones de energía, reingresar en el sistema financiero global y acceder a US$150.000 millones en activos congelados.
“Se está desarrollando una química sin precedente en la región”, dijo por teléfono Nabil Boumonsef, columnista del diario Annahar en Líbano. “Es imposible para todos predecir qué ocurrirá una vez firmado el acuerdo de Irán”.
Si bien la rehabilitación de Irán no tendrá lugar en forma inmediata, el acuerdo marca un avance entre Teherán y Washington, cuyas relaciones se han visto dominadas por la desconfianza desde que la revolución islámica de 1979 derrocó al Shah Mohammad Reza Pahlavi apoyado por los Estados Unidos.
Poco después de anunciado el acuerdo en la capital austríaca, el presidente iraní, Hassan Rouhani, se propuso aplacar los temores de que generará más inestabilidad en la región. “La seguridad de la región es nuestra seguridad”, dijo Rouhani en su página en Twitter. “La estabilidad de la región es nuestra estabilidad. Asimismo, nuestro progreso es el de la región y sólo la beneficiará”.
En Emiratos Árabes Unidos, el presidente y soberano de Abu Dhabi, Sheikh Khalifa bin Zayed Al Nahyan, envió un telegrama a Rouhani felicitándolo por el acuerdo “histórico”.
No hubo ningún comentario directo de Arabia Saudita en relación al acuerdo. Cuando se firmó un convenio preliminar en abril, el rey saudita, Salman Bin Abdulaziz, dijo que esperaba que un acuerdo definitivo con Irán fortaleciera la seguridad y la estabilidad en la región y más allá.

Bloomberg
 


Ver comentarios