Pacientes con cáncer de próstata tienen esperanza
Mario González, especialista en urología del Hospital Clínica Bíblica es uno de los médicos que practican la cirugía en el país. Marco Monge/La República
Enviar

Nuevo procedimiento promete devolver calidad de vida

Pacientes con cáncer de próstata tienen esperanza

Enfermedad es frecuente en hombres mayores de 50 años

Un nuevo procedimiento promete mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer de próstata sin pasar por una intervención compleja.
Se trata de una cirugía en la que se remueve la próstata y se hace una reconstrucción entre la vejiga y la uretra para que el paciente recupere su función urinaria.


201406302243390.n55.jpg
La operación con un costo de $10 mil se hace en el Hospital Clínica Bíblica, pero es solo para pacientes con un diagnóstico reciente y un tumor pequeño.
Un menor dolor postoperatorio, cicatrices mínimas, pocas transfusiones y una recuperación de semanas son los beneficios si se compara con la cirugía abierta convencional.
La próstata se extirpa por medio de una incisión en el ombligo, luego de introducir una cámara diminuta.
En Estados Unidos y países de primer mundo solo se realiza este procedimiento con robot, pero debido al alto costo esta opción todavía no es viable en Costa Rica.
El cáncer de próstata es un tumor maligno muy frecuente que aparece generalmente a partir de los 50 años.
Hoy es la tercera causa de muerte en hombres. La mayoría ocurre por una revisión tardía ante el temor de practicarse el examen.
La revisión en sangre es una opción, pero no se considera la más confiable en cuanto a resultados.
La herencia genética, la dieta y desórdenes hormonales son las causas más comunes para desarrollar la enfermedad.
En algunos casos, el enfermo no presenta ningún síntoma. El más común es presentar alguna dolencia al orinar.
En el país se desarrollan 67 casos de cáncer de próstata por cada 100 mil habitantes, lo que representa el doble de la media mundial, según la Organización Mundial de la Salud.
Se espera que al año 2030, las muertes por la enfermedad aumenten en un 94%. Esto la colocaría solo por debajo de los infartos.

María Siu Lanzas
[email protected]
@La_Republica

 


Ver comentarios