Logo La República

Sábado, 4 de abril de 2020



COLUMNISTAS


PAC-istán

Luis Alejandro Álvarez [email protected] | Martes 18 febrero, 2020


En un amargo inicio del final de una década y comienzo de un nuevo decenio, nos golpea en la cara un déficit fiscal que se elevó a un 6,96%, a pesar de la aprobación del Plan Fiscal, el índice más alto en los últimos cuarenta años.

Tras obtener recursos frescos el Ejecutivo, con amor, y la mal llamada revolución de las crayolas, incluidos, optó por incrementar el gasto, continuando la “heróica” gestión en materia fiscal del ex Presidente Solís Rivera, cuyo primer presupuesto para el año 2015, tuvo un incremento del 19% en relación al presupuesto anterior, y que ocultó el “hoyo fiscal”.

El “borrón y cuenta nueva” quedo atrás.

La planilla estatal se ha incrementado en 37.091 plazas, haciendo que cada vez más ilusoria la contención del gasto.

Con las medidas que anunciara el Ministro de Hacienda, venta, o concesión, de la FANAL, y la venta de BICSA, se da un tímido paso adelante en buscar soluciones efectivas para la reducción del défit que nos agobia.

Se deja de lado el cierre de instituciones que generan gastos sin un rédito social que justifiquen su existencia; al CNP se le estarán inyectando más de mil millones de colones para la construcción de nuevas instalaciones, y otras como RACSA, CNFL, entre otras, no se tocan.

Hubo reacción de parte del Congreso sobre la aplicación de la Regla Fiscal, y está por aprobarse una interpretación auténtica, lo cual desató la molestia del Presidente Alvarado.

Ataca en sus declaraciones a los dos partidos que, a pesar de los obstáculos que en el pasado el PAC puso a reformas fiscales, le tendieron la mano a su administración al aprobar la Reforma Fiscal, préstamos para inversión, o pago de deuda, y una porción de lo pretendido en Eurobonos.

El Ejecutivo se proyecta sin cohesión. El Ministro de Hacienda es interpelado sobre la Reforma del Estado, evade la respuesta refiriendo el tema a otro Ministro, y la encargada del INAMU contradice temas que se han dispuesto ser apoyadas por el Ejecutivo.

Renuncia el Canciller Ventura, a quien se le nombra en otro puesto, y asume un “experto” que proviene del MOPT.

Con el remesón en el Ministerio de Hacienda rápidamente se anuncia el remplazo de los funcionarios, no destaca ninguno por ser economista, contador, o financista. ¿Se sigue improvisando?

La Ministra de Justicia y Paz se va por no pago de impuestos, aunque ya tenía sobre sus hombros el conflicto con la Junta Directiva del Registro Nacional, crisis de hacinamiento en los centros penitenciarios, el tema las tobilleras, entre otros.

No medidos con la misma vara el Ministro de la Presidencia, a la Ministra de Economía, Industria y Comercio; así como el Vicepresidente de la República, entre otros funcionarios de confianza, resaltándose que cónyuge de la vicepresidente, ha omitido el pago del Impuesto a las Casas de Lujo.

Justificando lo injustificable, y nada más que veintiún meses luego de haber asumido, el Presidente Alvarado pide a sus Ministros revisar obligaciones tributarias.

En medio de tanta desazón, la Vice Presidente Campbell no quiere renunciar a ser parte del equipo del “cafecito con oro”, y sigue con una agitada agenda fuera de las fronteras. Trasciende que hasta ha solicitado un listado de actividades internacionales a las que pueda asistir.

Con esta actitud, la vicepresidente/“canciller paralela”, y la del Presidente que la acuerpa, restan autoridad moral a esta Administración ante una ciudadanía que ha hecho sacrificios, y las dificultades que muchos enfrentan, con las nuevas tasas impositivas, en particular cuando se desconocen los beneficios para el país, y que aportan tales viajes.

El desempleo se incrementa, la economía sigue estancada.

Moody’s nos baja nuevamente la calificación, esta vez sin que el Presidente Alvarado desacredite lo dispuesto por esta calificadora.

Se aclara que la crisis del aguacate fue un artilegio que no tuvo fundamentos técnicos, y menos jurídicos, para haber prohibido la importación desde México, para impulsar una política nacional de producción del aguacate, violentándose tratados internacionales, y en detrimento de los ciudadanos.

Se condena al Estado al pago de las indemnizaciones que corresponden, que tristemente se suma como otro logro del PAC.

Esperamos que se rectifique por parte de la Adminstración, y se establezcan las sanciones, y cobros a los responsables, pues supera los cinco millones de dólares la indemnización, aunque el Presidente ni siquiera se ha referido al tema.

No se puede dejar de mencionar, más ante los acontencimientos de los últimos días con el decomiso en la terminal APM, es rechazar y posponer la instalación de los scanner donados.

No es de recibo, menos ante la situación fiscal del país, que éstas se rechazen. No tienen lógica alguna las manifestaciones del Ministro de Hacienda, que se prefiere endeudarnos para adquirirlas.

En PAC-istán el panorama no se pinta alagüeño, y para mal de todos, no se percibe un norte definido.




NOTAS ANTERIORES







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.