Otto Guevara piensa en nuevo partido y desaparecer deudas de un plumazo
Otto Guevara, líder del Movimiento Libertario, cree que con un nuevo partido los simpatizantes de su agrupación tendrían una estructura política “más flexible y preparada” para la consolidación de lo que se ve venir en 2022, que es una gran coalición. Gerson Vargas/La República
Enviar

Fundar un nuevo partido para 2022 y promover una gran coalición nacional, son algunas de las posibilidades que analiza Otto Guevara, líder y diputado del Movimiento Libertario.


En ese escenario no solo desaparecería la agrupación que él fundó hace más de 20 años, sino que al mismo tiempo, se borrarían de un plumazo las deudas por más de ¢2 mil millones que tiene el partido, las cuales fueron contraídas con bancos y diversos proveedores, incluido el propio Guevara, que estaría perdiendo ¢500 millones con esta decisión.


El Código Electoral y la Constitución Política facultan a Guevara a fundar un nuevo partido, mientras que la normativa mercantil colocaría los pasivos de la agrupación libertaria como “incobrables”.


“Hay varias opciones, como continuar con el partido, inscribir una nueva agrupación o bien que los liberales nos vayamos a otro partido. En lo personal, me inclino porque formemos un nuevo proyecto político, lo cual es rápido y flexible, ya que en unos seis meses todo estaría listo”, dijo Guevara a LA REPÚBLICA.


El libertario justifica su idea al considerar que las posturas liberales que ha defendido por más de 20 años “están más vivas que nunca”, ya que los dos partidos que disputarán la Presidencia de la República este 1º de abril cuentan con asesores económicos que privilegian las ideas del libre mercado.


Guevara cree que con un nuevo partido los simpatizantes del libertario tendrán una estructura política “más preparada” para la consolidación de lo que se ve venir en 2022, que es una gran coalición de partidos.


“El PUSC, el Libertario, Alianza Demócrata Cristiana, Renovación Costarricense, el PASE, Restauración Nacional estamos hoy con Fabricio Alvarado y cuando ese proyecto se consolide, iremos a una coalición”, agregó Guevara.


La idea de Otto podría ser polémica si se considera el tamaño de las deudas de los libertarios, las cuales llevaron al partido a “la quiebra” tras las elecciones de febrero, según Carlos Herrera, tesorero del Movimiento Libertario.


El partido tenía como meta obtener al menos el 4% de los votos válidos para la Presidencia de la República y elegir al menos un diputado y así acceder al derecho a la deuda política por ¢1 mil millones; no obstante, el electorado no acompañó en esta contienda a Guevara y compañía, haciendo que las deudas se agudizaran.


“El libertario está quebrado, así de simple y no hay forma de que se mantenga funcionando fuera de la actividad electoral, ya que no veo a nadie donando unos ¢5 millones mensuales para pagar salarios, oficina y otros gastos necesarios para mantener al libertario en funcionamiento. Pienso que lo mejor es desinscribirlo y que cada libertario vaya por su lado. En lo personal, no me volveré a meter en política”, agregó Herrera.


Para la campaña que recién culminó, el partido solo invirtió unos ¢155 millones que otorgó en calidad de préstamo el banco Promérica, además de otros proveedores que dieron crédito en publicidad y servicios por ¢100 millones.


Ya se arrastraban pasivos de otros procesos electorales por el orden de ¢1 mil millones con el banco Lafise y otros prestamistas.
Pese a que las finanzas del libertario son calamitosas, ni Guevara ni Herrera consideran que se haya hecho un mal manejo del dinero, ya que la situación que los dejó fuera del ring electoral es meramente coyuntural.


“Simplemente los votantes no estuvieron con nosotros”, dijo Herrera.


Sobre este tema Danilo Cubero, presidente del Movimiento Libertario, prefirió tomar distancia y aseveró que le corresponderá al comité ejecutivo y eventualmente a la Asamblea Nacional tomar una decisión sobre el futuro del partido.


Ver comentarios