Roberto Dobles

Roberto Dobles

Enviar
Martes 14 Marzo, 2017

Otras decisiones que refuerzan la política entreguista

Adicionalmente al decreto de 2014 que estableció sin respaldo técnico una moratoria a la producción nacional de petróleo hasta 2021, se han tomado otras decisiones, también sin estudios técnicos, que han consolidado aún más la política de entreguismo a varios países y a varias transnacionales de toda la riqueza y toda la competitividad generada por nuestra cadena de suministro petrolero.

Estas decisiones son las siguientes:
• Incentivo al consumo del búnker y el GLP (Gas Licuado de Petróleo) producidos con petróleo explorado, extraído y refinado en el extranjero a través del otorgamiento de subsidios a estos dos derivados de petróleo importados (decreto N°39437-MINAE del 12 de enero de 2016). Al igual que el decreto de moratoria, este se promulgó sin estudios técnicos y es también de dudosa legalidad.

• Traslado de la actividad de refinación a las empresas petroleras de otros países para que produzcan los derivados de petróleo que estamos consumiendo y que consumiremos durante varias décadas, según los estudios del Gobierno (MINAE) y de RECOPE.

• Fortalecimiento de las crecientes importaciones petroleras al no querer el Gobierno introducir el gas natural en el mix energético nacional. El gas natural nacional no solamente reduciría las importaciones petroleras sino que además aumentaría significativamente la competitividad y la generación de recursos fiscales.
El decreto de moratoria a la producción nacional de petróleo y las tres decisiones anteriores se han dado también en un momento en que el país tiene un crecimiento económico por debajo de su potencial que no genera los niveles de riqueza que se requieren para poder prosperar. Como consecuencia de lo anterior, tenemos altos niveles de desempleo y pobreza, una gran carencia de recursos, un enorme y creciente déficit fiscal y una formidable y creciente deuda pública que nos está llevando a un colapso económico y social.

Las calificadoras internacionales de riesgo han venido bajando la calificación de riesgo del país y la CEPAL (Comisión Económica de América Latina) señala que “Costa Rica crecerá por debajo del promedio de Centroamérica y República Dominicana durante 2017”.

Todo esto ocurre también en un momento en el cual el entorno internacional se está haciendo cada vez más desfavorable e incierto, con peligros sin precedentes para la prosperidad. Costa Rica, con una economía vulnerable, es además altamente dependiente del comercio internacional y de la inversión externa directa, lo que obliga a una mejora permanente de la competitividad para poder desarrollarse y prosperar.

Este entreguismo petrolero, económico, fiscal y social se ha hecho también con el pleno conocimiento de que existen otras realidades adicionales que más bien obligarían a hacer totalmente lo contrario, tal como lo están haciendo muchos países exitosos y verdes, como Noruega. Entre estas otras realidades se encuentran las siguientes:
• El mercado petrolero nacional es el segmento del mercado energético nacional más importante y el más lucrativo. Los estudios del MINAE y de RECOPE demuestran que este mercado representa casi el 66% del consumo energético nacional. Esta altísima dependencia petrolera nacional es el doble de la dependencia petrolera mundial, que es del 31%. Además, nuestro consumo petrolero crece a una tasa que es el doble de la tasa de crecimiento del consumo mundial de petróleo.

• Estos estudios oficiales demuestran también que el país dependerá de los derivados de petróleo por varias décadas más y que estos serán dominantes durante este largo periodo, lo cual coincide con la evolución energética mundial.

• Se han identificado yacimientos potenciales de gas natural y petróleo en varias zonas del país, los cuales son también “yacimientos” de recursos fiscales y no fiscales y de empleo bien pagado. El decreto de moratoria a la exploración y producción de petróleo nacional se promulgó casualmente porque existe este potencial de petróleo (y de gas natural). Si no hubiera existido este potencial, era innecesario promulgarlo para prohibir el acceso a esta riqueza nacional y a la alta competitividad que genera.

El Gobierno (MINAE) tiene almacenada toda la información sobre este potencial nacional en el plantel El Alto de RECOPE en Ochomogo.
El Colegio de Geólogos, como ente técnico primordial especialista en este campo, ha sido claro en señalar en varias ocasiones que “Las exploraciones realizadas en el pasado, aún con tecnologías hoy en día superadas, han probado que Costa Rica tiene un potencial de gas natural y de petróleo”.
• Las nuevas tecnologías de exploración permiten hoy en día “ver” las formaciones geológicas dentro del subsuelo con gran precisión, por lo que su uso no solamente permitirá identificar los mejores puntos de perforación para maximizar la tasa de éxito en los yacimientos potenciales que ya han sido identificados, sino que también permitirá identificar nuevos yacimientos potenciales que con las tecnologías del pasado no podían ser identificados.
• La combinación de tecnologías de perforación más avanzadas, más seguras y ambientalmente amigables ha reducido significativamente los tiempos y los costos de perforación y ha aumentado la seguridad.
Un reporte de Drilling Trends señala que “hace cinco años, los pozos de 16 mil pies (4.848 metros) tardaban un promedio de 32 días para perforar. Ahora, el tiempo promedio de perforación de pozos de 21 mil pies de profundidad (6.363 metros) es de 18 días o menos. A veces, estos pozos se pueden perforar en tan solo 12 días”.
• El gas natural, que es mucho más barato y ambientalmente superior, es actualmente un combustible de primer orden en el mundo que está impulsando en muchos países la generación de riqueza nacional, la competitividad y el desarrollo económico y social. Pero también es el combustible que en el futuro va a desplazar al petróleo de su primer lugar, el cual pasará al segundo lugar.

• El aprovechamiento de esta riqueza nacional está autorizado actualmente por la Ley N°7399, la cual contiene, entre muchas otras cosas, todos los mecanismos de control, regulación y contratación.

• Es ampliamente conocido que en muchos países la producción de gas natural y petróleo ha beneficiado fuertemente a la sociedad, incluyendo el desarrollo humano. Noruega es uno de estos países exportadores de petróleo y gas natural. Todos los estudios demuestran que “en gran medida este país les debe su prosperidad a sus yacimientos de petróleo y gas natural”, lo que lo ha convertido en “uno de los países más ricos del mundo” y “con el mayor estándar de vida”. Este país ocupa el primer lugar en el Índice Mundial de Desarrollo Humano y es líder mundial del desarrollo sostenible. Es además uno de los países más verdes del mundo, el que más vehículos eléctricos tiene per cápita y el que más impulsa las energías renovables.
A pesar de la crítica situación económica, fiscal y social actual de Costa Rica, de la gran carencia de recursos que tenemos, de la adversa e incierta situación internacional de la cual dependemos fuertemente y de la riqueza y la competitividad que generan la producción de gas natural y petróleo en los países exitosos como Noruega, se ha implantado aquí una política de entreguismo internacional a largo plazo de la enorme riqueza, la competitividad y las capacidades que genera en el extranjero la cadena de suministro de nuestras crecientes importaciones petroleras.