Enviar

Ante la temporada de huracanes ¿qué se hizo para prevenir inundaciones, deslizamientos u otras posibles situaciones de emergencia?
Otra vez en las mismas

Estamos en plena temporada de huracanes. Aunque hasta la fecha no hayamos tenido amenazas climáticas importantes, los meses de setiembre, octubre y noviembre podrían traer fenómenos de este tipo.
Como todos los años, muchos costarricenses se preguntan qué se hizo durante la estación seca para preparar al país a fin de evitar daños o tragedias como consecuencias de inundaciones, deslizamientos u otras situaciones ocasionadas por fuertes y prolongadas lluvias o vientos.
¿Se habrán tomado medidas para evitar nuevos desastres? ¿Tendremos ya un Plan Nacional de Desarrollo Urbano actualizado? ¿Habrán reubicado a los habitantes de las zonas de alto riesgo? ¿Se habrán designado recursos para reforzar las áreas de supervisión e inspección de obras en los municipios? Estas y otras interrogantes las planteábamos en este mismo espacio en mayo, al inicio de la estación lluviosa.
Eran preguntas surgidas al calor de sugerencias que este periódico hiciera en 2010 por los deslizamientos ocurridos y que se cobraron la vida de 30 personas además de las pérdidas económicas que significaron.
Las lluvias habían arrasado cosechas, infraestructura, casas y vidas. La situación dejaba a la población más expuesta al dengue u otras enfermedades.
Hoy, atravesando la misma época del año que nos expone a esos fenómenos naturales, deberíamos tener una clara rendición de cuentas de las autoridades a cargo sobre lo hecho en materia de prevención.
Deberíamos saber si se han solucionado los roces o dificultades que existían para que haya una fluida y efectiva coordinación entre la Comisión Nacional de Emergencias y los gobiernos locales para trabajar en las medidas del caso.
Deberíamos saber si se han ideado acciones para reponer a la Comisión Nacional de Emergencias los fondos que de ella se utilizaron para necesidades relacionadas con la invasión a Isla Calero. Deberíamos saber si dichos fondos fueron racionalmente utilizados y administrados y, muy especialmente, cuáles han sido los resultados de esas acciones.
Deberíamos contar, en definitiva, con la infraestructura y los recursos previstos para minimizar el impacto que pudiera tener algún fenómeno climatológico en los próximos meses.

Ver comentarios