Enviar
¡Otra paliza!
La selección de Costa Rica recibió ayer su segunda derrota en el Mundial de Fútbol Playa, esta vez a manos de Argentina

Cristian Williams
[email protected]

De mal en peor. Seis goles más recibió la selección nacional de fútbol playa que fue apaleada 6-0 por Argentina, en la playa de Jumeirah, en la segunda jornada del mundial que se realiza en Dubái.
“Poca intensidad en el primer periodo en el que ninguno de los equipos logró anotar ningún gol. El portero argentino Marcelo Salgueiro estuvo algo más exigido que su homólogo costarricense, pero respondió en las tres acciones complicadas que tuvo”, detalla la crónica de www.fifa.com.
En el arranque de segundo intervalo, Federico Hilaire logró desequilibrar la balanza, y su hermano Santiago amplió en seguida. Salgueiro se lució para desviar un buen disparo de Jeffrey Chavarría, que fue el tico que tuvo mejores chances de anotar, pero la albiceleste cerró el parcial con un 0-3.
El portero argentino siguió siendo un cerrojo ante los tímidos intentos de los ticos, y en la recta final los sudamericanos completaron otro triplete para sumar los tres puntos con un 6-0 global.
Costa Rica, ya sin posibilidades de clasificación, cerrará su primera participación mundialista hoy ante Italia, mientras que Argentina se jugará su clasificación frente a Rusia.
“Creo que los detalles técnicos decidieron el partido. Argentina aprovechó la mayoría de sus ocasiones. Intentamos hacer lo mejor que pudimos, pero es la primera vez que participamos en este torneo. Tuvimos una oportunidad excelente después del 0-0 con el que terminó el primer periodo. Procuramos mantener el control del balón todo lo que pudimos, pero nos costó mucho contra un equipo tan fuerte y tan experto como el argentino”, indicó Richard Sterling.
En el otro juego del grupo de Costa Rica, Rusia se clasificó para los cuartos de final al imponerse 3-1 a Italia.
La fortuna se alió con los italianos en el primer minuto y un parabólico rebote en la pelota en la espalda de Paolo Palmacci abrió el marcador. Las fuerzas estuvieron muy parejas y ambas escuadras estuvieron muy sólidas en defensa, por lo que hubo pocas ocasiones en el primer tiempo: apenas un tiro libre de Dmitry Shinshin que exigió a Stefano Spada.
Fue en el tercer tiempo cuando llegaron los goles rusos, para recompensar su superioridad sobre los italianos. Ilya Leonov, Anton Shakarin y Yury Krasheninnikov le dieron la vuelta al marcador.


Ver comentarios