Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Óscar Barahona Streber, uno de los gestores de la Reforma Social

Vladimir de la Cruz [email protected] | Miércoles 10 agosto, 2016


Óscar Barahona es una de las personas que ocupan un lugar destacado en la redacción y elaboración de la Reforma Social y el Código de Trabajo

PIZARRÓN

Óscar Barahona Streber, uno de los gestores de la Reforma Social

La Reforma Social y el Código de Trabajo tienen distintas raíces, políticas, sociales y personales.

En lo político desde la colonia hasta la primera mitad del siglo XX, se fue legislando sobre aspectos del trabajo, salarios, jornadas y condiciones sociales de vida y pensiones.
En lo social surgieron organizaciones de trabajadores, sindicatos, luchas sociales, huelgas y paros laborales. Se desarrollaron ideas políticas liberales, anarquistas, socialistas y comunistas, organización de partidos políticos liberales, obreros y populares con carácter antioligárquico y antiliberal. También, la Iglesia Católica con sus encíclicas sociales da origen al socialcristianismo.
En este ambiente nacen Víctor Manuel Sanabria Martínez, en 1898; Rafael Ángel Calderón Guardia, en 1900; Manuel Mora Valverde en 1909, y Óscar Barahona Streber, en 1916.
En 1919 se funda el Centro Socialista que divulga ideas comunistas, y la Revolución Rusa. En 1920, en el país, se da la jornada de ocho horas, se reconoce el derecho a la huelga y a la organización sindical, en 1925 se logra la Ley de Accidentes de Trabajo y, en 1928, se intenta redactar un Código de Trabajo.
En 1931 surge el Partido Comunista de Costa Rica (PCCR), que dirige hasta 1943 las luchas de los trabajadores. A él se vinculan Orlando y Óscar Barahona Streber.
En 1934 el Dr. Calderón Guardia fue electo diputado, junto a los comunistas Manuel Mora Valverde y Efraín Jiménez Guerrero.
La luchas antifascistas y de solidaridad con la República Española, en 1937, hacen que Joaquín Gutiérrez Mangel, Édgar Brenes Rover y Óscar Barahona Streber publiquen el Manifiesto, “Antifascistas de todo el Mundo Unidos”, en que denuncian al Estado como un instrumento de opresión de una clase por otra y afirman que el mundo va hacia la izquierda.
La declaratoria de guerra del presidente Calderón Guardia a Italia, Alemania y Japón, provoca un intento de golpe de Estado, que fracasa, y crea las condiciones para aliarse con el PCCR y la Iglesia Católica, encabezada por Víctor Manuel Sanabria Martínez. Con ellos se aprueban la Reforma Social y el Código de Trabajo y se fortalece la Caja Costarricense de Seguro Social.
Efraín Jiménez Guerrero se pasa al gobierno a dirigir políticas de calzado, y Óscar Barahona se pasa al calderonismo.
El Dr. Calderón Guardia comisiona a Óscar Barahona, Guillermo Padilla Castro, Ernesto Martín Carranza, J. Walter Dittel, José Albertazzi Avendaño y al Lic. Francisco Fonseca Chamier atender parte de estas reformas institucionales.
Así, Óscar Barahona contribuyó en la formulación de la legislación social y laboral. Cofundó la Escuela de Servicio Social en 1942 y, en 1945, redactó el primer proyecto de Estatuto Civil de la Función Pública.
Óscar Barahona es una de las personas que ocupan un lugar destacado en la redacción y elaboración de la Reforma Social y el Código de Trabajo. En Guatemala también impulsa, durante la revolución popular y democrática de 1944-1954, la Seguridad Social, siendo el primer gerente general del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (1946-1951).
En 1960 el Dr. Calderón Guardia, le reconoce su papel en la gestación de la Reforma Social.
En el gobierno de José Joaquín Trejos Fernández, 1966-1970, fue Ministro de Hacienda 1969-1970, que continuó en el gobierno de José Figueres, en 1970-1972.
En los años siguientes participó en la vida pública y política. El 23 de agosto de 2002 fue nombrado en la Comisión de Control y Ordenamiento del Gasto Público. Fue un gestor de opinión desde la página 15 del periódico La Nación.


NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...