Enviar
Optimismo en economía argentina para 2010

Buenos Aires
Xinhua

Analistas de Argentina construyen proyecciones positivas para 2010 con base en la posibilidad de que aumente la cosecha, se dé fin a la crisis global y mejoren los precios de las materias primas, entre otros aspectos.
Esos mismos consultores que ven un panorama optimista, entre ellos Juan José Llach, Eduardo Fracchia, Miguel Bein, y que coinciden en aspectos generales con Daniel Heymann, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), acotan sus estimaciones a la forma en que evolucione la cuestión política en el país.
En ese sector, por supuesto, no colocan bajo análisis a las posibles acciones de la presidenta Cristina Fernández y su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner, sino a las acciones de otros grupos políticos, sociales y sindicales opositores.
Los expertos consultados centran sus apreciaciones en datos de organismos como lo son el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, la CEPAL o el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), porque los números oficiales no son “confiables”.
Recuerdan que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), desde 2005 se encuentra bajo la observación del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien responde a las órdenes y directivas de Néstor Kirchner, el hombre políticamente fuerte de Argentina.
La coincidencia de la casi totalidad de los expertos en que la actividad económica aporta señales claras de recuperación, es lo que permite sostener que algunos de los temas que fueron postergados en su análisis podrían regresar con renovado impulso.
Destacan también que dado que el mejoramiento económico se verificará a nivel nacional y regional, una parte significativa de la recuperación argentina estará atada a la de Brasil, lo que beneficiará a los sectores productivos agropecuario y automotriz, y más allá del continente, a China, con su enorme poder de compra.
En las dos últimas cumbres del Mercado Común del Sur (Mercosur), las celebradas en Asunción (junio 2009) y Montevideo, la Argentina fue duramente criticada por el resto de los Estados partes (Brasil, Paraguay y Uruguay).
Sin embargo, pese a tales cuestionamientos, con aquellos supuestos de crecimiento económico, todos los expertos consultados coinciden en proyectar que la producción de soya, la fabricación de automóviles, la metalmecánica, el turismo y las industrias relacionadas con plásticos y químicos, serían las que mayor crecimiento reportarán.
Tales apreciaciones se encuentran en línea con las proyecciones de la CEPAL, cuyos estudios prevén que la expansión económica continental alcanzará el 4,1%.
La de Argentina llegará al 4%; Brasil al 5,5%; Perú y Uruguay, un 5%; Bolivia, Chile y Panamá, un 4,5%, en tanto que Surinam, con el 4%; México, Costa Rica y República Dominicana, con el 3,5%, serán los de menor crecimiento.
Dentro de ese marco, con el crecimiento probable del PBI (Producto Bruto Interno) en 2010, las proyecciones privadas dan cuenta que en el año que se iniciará, la inflación podría ubicarse dentro del rango del 15 al 20%, generada principalmente por la asignación mensual a los hijos de desempleados propuesta por el gobierno.
Eduardo Fracchia, del IAE (Instituto de Altos Estudios Económicos de la Universidad Austral), una de las 10 escuelas de negocios más prestigiosas de América, señala como “un posible cuello de botella” emergente de la recuperación económica, la restricción energética. El otro aspecto sensible para el año que se inicia, en el análisis de Miguel Bein tiene que ver con el nivel del gasto público que “desde hace tres años crece 10 puntos por arriba de lo conveniente” y, nada hace presumir que se desacelere. Por su parte, Mario Blejer, ex presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), ex director del Banco de Inglaterra y actual vicepresidente del Banco Hipotecario (BH), también cuestionó el incremento del gasto público observado.
Ver comentarios