Logo La República

Domingo, 18 de agosto de 2019



INVERSIONISTA


¿Optimismo económico?

| Lunes 01 junio, 2009




¿Optimismo económico?


Durante las últimas semanas hemos sido testigos de un fuerte rally en la renta variable en Estados Unidos. Este ha sido consecuencia de una percepción del mercado de que lo peor de la crisis ya pasó, y de que probablemente la economía estadounidense no va a caer más. Desde que comenzara el rally el 6 de marzo, los mercados han ganado casi un 40%.
En semanas anteriores, los resultados negativos sobre el stress test a los bancos y el desempleo fueron bien recibidos por los inversionistas por considerarse “menos negativos” que lo esperado.
Los resultados del stress test mostraron que el Gobierno cree que diez de los 19 bancos examinados necesitan hasta $75 mil millones en capital adicional. Esta cifra ha sido interpretada por el mercado como “relativamente modesta” comparada con las expectativas.
Desde nuestra perspectiva, somos un poco escépticos sobre los resultados y creemos que los riesgos de caídas para muchos bancos siguen estando latentes. Esto es particularmente válido considerando que, hace solo semanas, la mayoría estábamos preocupados porque alguno de esos bancos necesitara ser nacionalizado, debido a sus malas condiciones financieras.
En relación con el empleo, los datos de abril mostraron que hubo 539 mil despidos, lo que llevó la tasa de desempleo a un 8,9%, luego de que desde enero de 2008 se hubieran perdido 5,7 millones de empleos. Estos resultados fueron “mejores” que lo anticipado, lo que reforzó la percepción del mercado de que el ritmo de la recesión está bajando.
Históricamente, el mercado de renta variable tiende a anticiparse a los acontecimientos económicos, por lo tanto, ¿podemos esperar una recuperación agresiva de la economía en el corto plazo? Desde nuestro punto de vista, tales esperanzas son demasiado optimistas.
La economía sigue débil y estamos preocupados por varios elementos, entre ellos, la lentitud en el consumo, que explica actualmente más de dos terceras partes del PIB. Por otro lado, se suman el crecimiento del déficit presupuestario federal y la inflación futura que pueda generar los gigantes paquetes de estímulo económico implementados.
El sentimiento general del mercado ha cambiado en los dos últimos meses. Los inversionistas, no hace mucho preocupados por un desplome económico, han empezado a buscar señales preliminares y poco fundamentadas de mejora económica.
No existe duda alguna de que los mercados de crédito han mejorado y han aparecido algunas señales de estabilización económica. Los bancos centrales y otros políticos del mundo también han ayudado a crear un entorno más favorable a través de amplios estímulos fiscales y monetarios, lo que ha aumentado la liquidez.
Sin embargo, el punto aquí es que los mercados para crecer no solo necesitan de un entorno donde la situación no empeore, sino uno donde se registre alguna mejoraría, algo que vemos un poco lejano por el momento.

Analista de Mercados Internacionales de E3-Corp
[email protected]