Oposición quiere cabeza de Ministro de la Presidencia
“Todo funcionario que haya tenido algún grado de participación, aunque sea en grado mínimo y de manera indirecta, como puede ser mi caso, tiene la obligación de responder a cualquier consulta que se le formule”, indicó Melvin Jiménez, ministro de la Presidencia. Gerson Vargas/La República
Enviar

Señalan a Melvin Jiménez por supuesta corrupción

Oposición quiere cabeza de Ministro de la Presidencia

Se inicia investigación para determinar si Jiménez ordenó a Daniel Soley, ofrecer un puesto a procuradora

La permanencia de Melvin Jiménez como ministro de la Presidencia, pende otra vez de un hilo.
Si los diputados de oposición logran obtener pruebas de la supuesta corrupción de la mano derecha del mandatario, no lo dudarán dos veces para exigir su salida a Luis Guillermo Solís.
Legisladores de Liberación Nacional, Movimiento Libertario y algunos de la Unidad Social Cristiana, entre otros, sospechan que Jiménez ordenó a Daniel Soley, exviceministro de la Presidencia, ofrecer un cargo diplomático a Ana Lorena Brenes, procuradora general.
Esto, con el supuesto objetivo de frenar informes negativos de esa dependencia sobre la labor del gobierno.
La reunión, dada a conocer la semana pasada, fue privada y Brenes no ha hecho ningún comentario al respecto. Ayer, por medio de un comunicado de prensa, informó que tras el encuentro, llamó al mandatario Solís para informarle lo sucedido.
“El Ministro de la Presidencia ha sido perseguido por la prensa durante toda una semana y él no ha querido dar cuentas, ahora bien, estamos en esta situación, porque don Melvin no ha sido transparente”, explicó Mario Redondo, diputado de Alianza Demócrata Cristiana.
Ayer, al regresar a Cuesta de Moras tras un mes de receso legislativo, los diputados acordaron iniciar una investigación en la Comisión de Ingreso y Gasto Público.
En ese sentido, la idea es que Jiménez, Brenes y Soley comparezcan ante dicho foro antes de finalizar esta semana y de esta forma, emitir un informe sobre este caso.
Sobre este tema, todos los actores están dispuestos a rendir cuentas.
“Todo funcionario que haya tenido algún grado de participación, aunque sea en grado mínimo y de manera indirecta, como puede ser mi caso, tiene la obligación de responder a cualquier consulta que se le formule”, indica el Ministro.
Esta es la segunda ocasión que Jiménez se encuentra sobre la cuerda floja, pues anteriormente un recurso ante la Sala Constitucional cuestionó la doble condición de ese funcionario como ministro y obispo luterano.

201501192224160.n33.jpg

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios