Oportunidad de ganancias por baja inflación
Enviar

Tasas de interés reales son mayores

Oportunidad de ganancias por baja inflación

Si entramos en deflación ampliaría los beneficios de inversión

Los inversionistas deben sacar provecho a estos momentos bajos de inflación, incluso con deflaciones en dos meses de lo que llevamos de año, invirtiendo en el corto plazo.
En términos reales sus tasas de interés son mejores, ya que la inflación baja le da más valor al dinero que ganan en sus inversiones, solo que esto es transitorio, ya que si la inflación sube, pasa el efecto contrario.


Si la inflación fuera alta, los rendimientos serían menores, ya que el dinero vale menos, pero hoy la historia es distinta así que sáqueles provecho a sus ganancias en colones.
Incluso algunos analistas hablan de la posibilidad de que exista deflación, en todo el primer semestre del año (actualmente de forma acumulada la hay, -0,01%), por lo que esto ampliaría aún más la tasa de interés de las inversiones.
Por otro lado, los deudores, no se ven tan beneficiados, ya que cuando no existe inflación, no se reduce el costo de servicio de la deuda en términos reales, como sí pasa cuando la inflación le ayuda a que su deuda pese menos.
Cuando en la economía hay inflaciones bajas o deflaciones, las personas o empresas altamente endeudadas son las que más sufren, ya que el peso de sus deudas las golpea con fuerza.
Mientras que cuando la inflación es alta, esta les aligera el peso, sintiendo que pagan menos por lo que deben.
Lo importante de esto es que tanto los inversionistas, como los deudores deben entender en sus estrategias que esta bajísima inflación es algo transitorio y se debe principalmente a la baja en los precios del petróleo del año pasado, que poco a poco se han ido frenando en lo que llevamos de 2015.
La inflación en el país para el mes pasado de forma interanual fue del 1,81%, siendo la más baja desde que el índice de precios al consumidor se mide en Costa Rica a partir de 1976.
La inflación de los primeros cuatro meses del año ha sido muy baja, incluso febrero y abril presentaron deflaciones, no importantes, pero deflaciones al menos.
En enero el IPC fue del 0,04%, para febrero se dio el primer dato negativo con -0,16, marzo subió un poco al 0,15%, pero el mes pasado nuevamente con cifra negativa del -0,08%.
Con esto se esperaría que la inflación sea menor a la esperada por el Banco Central en su programa macroeconómico, en el que ve este indicador entre un 3% y un 5% para final del año.
Por otro lado, las tasas de interés nominales deberían ir cayendo, ya que la baja inflación, los ajustes a la baja en la Tasa de Política Monetaria, deberían manifestar una caída en las tasas activas y pasivas del mercado, situación que ha sido muy baja por el momento.

201505172220490.inv.png


Ver comentarios