Operadores lamentan muerte de la volatilidad cambiaria
Enviar

Operadores lamentan muerte de la volatilidad cambiaria

 Algunas de las fluctuaciones más marcadas de los mercados cambiarios de los últimos cinco años dan muestras de ceder, y son malas noticias para los operadores que buscan recuperarse de los peores meses desde 2011.
Las mediciones de la volatilidad que el mercado estima que tendrán las negociaciones declinan conforme los bancos centrales reafirman su compromiso de instrumentar políticas predecibles en momentos en que se desacelera el crecimiento global.
Eso ha hecho que la volatilidad implícita en el caso del euro contra el dólar en los próximos tres meses esté por debajo de las fluctuaciones reales en la mayor proporción en más de seis años.
“Cuando las cosas se mueven, uno se sube a cuestas y, hasta que las cosas lo hacen, se termina en el agua”, dijo Alastair Smith, un socio de Harmonic Capital Partners, un fondo de cobertura con sede en Londres que administra alrededor de $1.800 millones.
Uno de los productos de Harmonic Capital vinculados a las monedas ha bajado 0,5% desde el 31 de diciembre.
La volatilidad se aceleró a fines del año pasado al ritmo más rápido desde la crisis financiera conforme Estados Unidos reducían el estímulo mientras las autoridades desde Europa hasta Japón lo abrazaban.
Las tensiones en Grecia y China también alimentaron las fluctuaciones. Ahora que los gobiernos de ambos países toman medidas para llevar calma a los mercados y que la Reserva Federal promete un camino gradual de aumento de tasas, los movimientos de los precios ceden.
La volatilidad implícita a tres meses de la moneda común europea declinó a 9,8% el 17 de julio, el nivel más bajo desde marzo. Las oscilaciones treparon a casi 14% este mes, la mayor cantidad en cinco años.
Por otra parte, se ha esfumado la ganancia de la negociación de monedas. El índice de retornos de Parker Global Strategies bajó 2% en junio, el peor mes desde agosto de 2011. Los administradores de monedas han perdido 1,2% este año, lo que elimina casi la mitad de los aumentos de 2014.
La historia indica que el motivo es con frecuencia una falta de volatilidad. Los retornos tuvieron el último año una correlación de 0,92 respecto de las fluctuaciones de precios del último año, según índices de Parker and JPMorgan Chase Co., donde un registro de 1 indicaría un movimiento simultáneo.
“Ahora hay que ser muy conservador y evitar las grandes pérdidas. En ausencia de volatilidad y cambios claros en el plano macroeconómico, eso significa posiciones chicas”, dijo por teléfono Luca Avellini, un socio de JCI Capital, que tiene sede en Londres y administra aproximadamente $100 millones en monedas.
 

Bloomberg


Ver comentarios