Enviar
Operadoras alistan nueva generación de productos

Venta de planes complementarios revitalizados y el diseño de los nuevos productos son parte de las novedades

Daniel Chacón
[email protected]

Las Operadoras de Pensión Complementaria (OPC) alistan una serie de novedades para este año al ampliar la gama de productos por ofrecer en el mercado de voluntarios.
Los primeros a comercializarse en el mercado son los renovados planes de pensión voluntarios de la operadora Vida Plena e IBP, amparados en la nueva regulación que separa los planes voluntarios según plazo.
En el caso específico de Vida Plena, cesó la comercialización de los productos voluntarios en colones por ciertos puntos grises en la parte normativa.
“Había un tema impositivo que teníamos que revisar, también con la última separación de fondos que nos obliga a separar los recursos invertidos a mayor plazo eran un tanto confusos. Ahora ya tenemos un producto bien definido y que es líder en el segmento”, indicó Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena.
En el caso de IBP, tiene dos nuevos productos. El primero es IBP Crecimiento, dirigido a personas que gusten adquirir planes por cinco años y medio como mínimo.
La otra opción es Futuro Previsto y está pensado para personas que tengan 57 años de edad, pensando que ya están más cerca de su jubilación.
“Este año es para ser cautelosos, pero también para ofrecer a los afiliados una opción de ahorro a largo plazo”, indicó Lucía Fernández, gerente de IBP Pensiones.
Otra novedad de la industria es que ya se alista para comercializar los productos para desacumular los ahorros generados por los planes voluntarios de pensión, también llamados planes de beneficio.
Los planes voluntarios vigentes en el mercado son para ahorrar durante la etapa en la que el trabajador es productivo. La desacumulación es el producto para retirarlo.
Los productos que predominan son la renta permanente o renta vitalicia, ambas con múltiples derivados.
La renta permanente consiste en un producto que le entrega al cliente los intereses generados por su fondo en periodicidad mensual, de esa forma el principal se conserva. Hay otros derivados que entregan el interés más un porcentaje del principal.
En el caso del primero, el jubilado es dueño de su dinero y lo recibirá bajo las condiciones que él elija con la operadora que escoja para administrar el fondo. En la renta vitalicia entra en juego una aseguradora, que proyecta la expectativa de vida de la persona.
En la renta vitalicia, el jubilado entrega sus recursos a un fondo común y entra en juego una aseguradora, que proyecta la expectativa de vida de la persona.
De acuerdo con el cálculo de años por vivir, le garantiza una cuota periódica fija; el riesgo es que si la persona vive más, la aseguradora seguirá pagando, si vive menos, el fondo se deja los recursos.
“Ya tenemos un programa de renta temporal aprobado desde 2005, sin embargo no hemos encontrado el momento ideal para venderlo”, consideró Javier Sancho, gerente de Bac Pensiones.
La OPC del Instituto Nacional de Seguros (INS) tratará de explotar la ventaja competitiva de ser una sociedad del INS para competir fuerte en el campo de rentas vitalicias.
“Estamos en una fase de relanzamiento de nuestra operadora, vemos muchas posibilidades de ganar nuevos clientes y aprovecharemos los beneficios de ser una sociedad anónima del INS”, aseveró Antonieta Solís, gerente de INS Pensiones.

Ver comentarios