OMC quita presión a subsidios al arroz
“Tengo 35 años de ser productor y nunca he recibido ninguna ayuda del Gobierno”, destacó Alberto Alfaro, presidente de la Corporación Arrocera Nacional. Gerson Vargas/La República.
Enviar

La presión que ejerció la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre el país durante los últimos años para reducir los subsidios que otorgaba a los arroceros se diluyó, tras un cambio en la metodología decretada en 2015.

Sin embargo, tanto las asociaciones de consumidores como los comerciantes denuncian que los costarricenses pagan un sobreprecio del 10%.

El cambio de metodología comenzó a regir en 2015 poniendo un precio de referencia al productor agrícola de arroz en granza (con cáscara), lo cual fue debidamente notificado a la OMC.

“Los países que integran el Comité de Agricultura de la OMC formularon consultas para comprender cómo opera el precio de referencia y estas se respondieron oportunamente. Hace 15 días nos dijeron que no existe ninguna disconformidad de los países miembros”, aseguró el ministro de Comercio Exterior, Alexander Mora.

Con esta modificación se logró que las ayudas internas catalogadas por la OMC como altamente distorsionantes del comercio se redujeran.

“Costa Rica ya no excede el límite establecido en los compromisos internacionales asumidos por el país ante dicha organización”, agregó el jerarca.

Sin embargo, las asociaciones de consumidores afirman que este cambio de metodología es un maquillaje, ya que la situación sigue beneficiando al productor.

“Los costarricenses están pagando altos precios por el grano y dudamos sobre la nueva metodología para librarse de posibles denuncias de la OMC. La fijación genera problemas en el mercado y por eso la tenemos cuestionada en los Tribunales de Justicia”, aseguró Erick Ulate, presidente de la Asociación de Consumidores de Costa Rica.

Los comerciantes también denunciaron que los consumidores están pagando un 10% más por cada bolsa de dos kilos del cereal que estaba en ¢1.144, cuando en realidad debería costar ¢1.027.

“El sector arrocero continúa amparado a la protección y a los mecanismos de defensa comercial para subsistir. Nos preocupa que los controles no solo se traducen en un sobreprecio al consumidor, sino que afectan en mayor medida a las familias con menor poder adquisitivo”, enfatizó Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Costa Rica.

Los comerciantes también se quejan de la protección arancelaria que alcanza el 36% y de que en todos los Tratados de Libre Comercio (TLC) suscritos, el arroz ha quedado excluido de los compromisos de desgravación arancelaria, con excepción del que se firmó con Estados Unidos, donde comenzó a reducirse en enero de 2016.

Los agricultores, por su parte, niegan que reciban ayudas del Gobierno y que los cambios en la metodología aplicada por Comex los estén beneficiando.

“Tengo 35 años de ser productor y nunca hemos recibido ninguna ayuda del Gobierno ni en servicios públicos, ni en agroquímicos, ni en semillas, ni en nada. Al contrario, el sector es castigado. Incluso, Conarroz puso dinero para que los precios no subieran y en los últimos siete años se aprobaron 13 rebajas y se espera otra en setiembre”, destacó Alberto Alfaro, presidente de la Corporación Arrocera Nacional.

En números

El sector arrocero es un importante actor de la economía, lo que se refleja en sus cifras.

7 de cada 10 costarricenses → consumen arroz
938 → cantidad de productores
41 productores → concentran el 45% de la tierra sembrada
58 mil → son las hectáreas sembradas
Fuente: Cámara de Comercio de Costa Rica.

Ver comentarios