Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



ACCIÓN


¡Olé al toro!

Cristian Williams [email protected] | Lunes 09 mayo, 2011



¡Olé al toro!
La Liga queda a un paso del bicampeonato
Capota en mano y cual mejor torero, Oscar Ramírez hizo una gran corrida y le dio un pase de lujo a los “toros del norte”. Alajuelense selló con un triunfo de 1 a 0 el primer partido de la final ante San Carlos.
El estratega manudo estudió muy bien a los dirigidos por Daniel Casas, les cercó el paso a sus habilidosos delanteros y dispuso que su defensa jamás arriesgara, el salir jugando lo dejó para otro día.
Ni siquiera la temprana expulsión de Cristian Oviedo, apenas a los cinco minutos lo hizo cambiar de idea táctica. Con el “5” afuera, perdió un hombre, pero no un sistema.
Sin dudas reacomodó a Pablo Gabas diez metros más atrás, acompañando a Marcelo Sarvas, de los pocos hombres de marca que se ponen la camiseta 10 y el juego mantuvo el ritmo que la Liga quiso.
San Carlos cometió un grave error, antes de jugar el partido ya lo había ganado. Desde la gradería, donde la fiesta era total y solo esperaban la llegada de los goles, hasta la cancha, la euforia era palpable.
Casas apostó a que el equipo que gana repite, por eso las dos líneas eran muy claras. Los que defendían en el fondo, Portuguez, Bello, Munguío, Mora, Montoya y Acosta, tenían que enviar pelotas a los que atacaban, Russell, Cunningham, Sánchez y Scott.
La Liga sabía ese camino y les esperó a distancia, con fortaleza en el recorte, sin espacio para el desdoble y enviando pelotas a Jonathan McDonald, quien, cual “llanero solitario”, las luchaba en clara desventaja ante cuatro zagueros locales.
El partido fue pobre, casi malo, muy táctico, con demasiadas faltas y desarrollándose en la media cancha, con excepcionales jugadas de apremio en las áreas, tanto es así que Donny Grant y Patrick Pemberton pasaron desapercibidos.
En medio del empate, que era un buen negocio para Alajuelense y teniendo claro que el rival, pese a tener un hombre de más, no representaba mayor peligro, ya que estaba totalmente “domado”, Oscar Ramírez se dio ciertas licencias ofensivas.
Comenzó adelantando a Gabas y luego introduciendo a Leandro Barrios, para que corriera y chocara contra una zaga desgastada ya por la pelea que había dado McDonald. El resultado fue el esperado.
Y llegó la anotación. Tiro libre desde el borde derecho del área, cobra Gabas a la llegada de José Salvatierra, quien en medio de todos, tocó para enviar la pelota al fondo de la red.
Randall Poveda determinó el final del juego, quedando la Liga muy cerca del bicampeonato, pero … con San Carlos nada está escrito.

Cristian Williams Méndez
[email protected]