Laura Bonilla

Laura Bonilla

Enviar
Lunes 3 Octubre, 2016

Los gobiernos tienen que ayudar para que factores que afectan la competitividad en el corto y largo plazo se vean mejorados

Ojo con la competitividad

Laura Bonilla, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica


En días recientes, el Foro Económico Mundial publicó los resultados del Índice de Competitividad Global para 2016, este indicador debe servir como una especie de brújula para que nuestros gobiernos y los sectores productivos alineen esfuerzos en la ejecución de acciones específicas para mejorar nuestra ubicación en esta calificación.
La mala noticia, sin embargo, es que perdimos como país dos posiciones pasando al puesto 54 de un total de 138 países.


Sin duda, los sectores de exportación y turísticos han respondido exitosamente al llamado de los gobiernos para competir en un mercado abierto buscando nuevos nichos; introduciendo nuevos productos; desarrollando nuevas tecnologías; abaratando sus costos de producción y convirtiendo sus procesos productivos. Sin embargo, no basta con ello y es ahí donde los gobiernos tienen que ayudar para que factores que afectan la competitividad en el corto y largo plazo se vean mejorados.
Por ejemplo, como es ya bien sabido la mejora de infraestructura de transporte es urgente; la calidad y adaptación; los programas de educación a los requerimientos del mercado laboral; la simplificación y racionalización de la tramitomanía son elementos que le restan competitividad al país.
Coyunturalmente, la devaluación real de los tipos de cambio de países competidores; el acuerdo de paz y el programa de incentivos que el Gobierno de Colombia está promoviendo para reconvertir la agricultura y fomentar el turismo, son elementos que no pueden pasar inadvertidos por nuestras autoridades.
Si bien es cierto, reconocemos que el Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE), en su tendencia solo crece a más de un 5%, se debe aceptar que esto obedece al régimen preferencial de zonas francas que es poco intensivo en la contratación de mano de obra no calificada. Por el contrario, el IMAE de agricultura y especialmente de la exportación, apenas se está recuperando de la importante caída que tuvo durante 2015 por los efectos climáticos del fenómeno El Niño.
Siendo totalmente justos, la comparación debe hacerse con los índices de un año normal como 2014, en cuyo caso la tasa de crecimiento anual del sector agrícola fue nula y en el caso de agricultura de exportación aún se mantiene un decrecimiento del 2,9%.
Somos optimistas porque en la Cámara de Exportadores de Costa Rica (CADEXCO), estamos en conversaciones con las autoridades para darles seguimiento a las iniciativas de corto y largo plazo que nos mantengan siendo competitivos.