Foto 1
La mayor disponibilidad de modelos de dos y tres años de antigüedad con funciones de seguridad y tecnología modernas debería bajar los precios de los coches usados, que están en valores récord, y aumentar la competencia para los vehículos nuevos. Bloomberg/La República
Enviar
Ver comentarios