Obras urgentes retan al Gobierno
Pese a su urgencia, muchas obras viales tendrán poco avance en su construcción para el año 2018. Esto no ocurrirá en la carretera Liberia-Cañas, la cual lleva un avance del 65%, pero que fue iniciada en el gobierno de Laura Chinchilla. Esteban Monge/La República
Enviar

Proyectos viales se quedan cortos en Plan Nacional de Desarrollo

Obras urgentes retan al Gobierno

Carretera a San Ramón y ruta 32 presentarán avance del 30% en 2018

La actual administración se irá sin terminar obras viales que, además de necesarias, son urgentes para el desarrollo nacional y llevan años de atraso.
La ampliación de la carretera de La Sabana a San Ramón y la ruta 32, entre Limón y el cruce de Río Frío, han sido anunciadas como prioridad, sin embargo, ambas estarán con un 30% de avance para el 2018, año de salida del presidente Luis Guillermo Solís.


Otras obras sí estarán terminadas, pero son proyectos del Gobierno anterior. Entre ellas, la autopista Liberia – Cañas, la ruta Bajos de Chilamate y Vuelta de Kooper, y Sifón-La Abundancia, que conecta Ciudad Quesada con el Valle Central.
De este último proyecto, a promesa es concluir una de las puntas faltantes, que consiste en un tramo de cuatro kilómetros entre La Abundancia y Florencia. El Plan Nacional de Desarrollo no contempla completar la distancia en el sur, entre Sifón y la carretera a San Ramón.
En cuanto a la ruta ramonense, se está a la espera de que la Asamblea Legislativa apruebe finalmente que se construya bajo el modelo de fideicomiso, alternativa que tanto el Gobierno como grupos de profesionales y de la comunidad ramonense plantearon para desarrollar la obra.
Una vez aprobado, se empezaría con el rediseño de los planos, conclusión de expropiaciones y otros estudios que podrían llevar su inicio para finales de 2016 o inicios de 2017.
Actualmente no se conoce con certeza cuál será el costo final del peaje, pero algunos expertos consideran que no distará mucho de ¢2 mil por sentido, planteado por la concesionaria OAS, a la cual se le denegó un contrato de concesión, debido a las protestas de la comunidad ramonense.
Si el gobierno de Chinchilla hubiera continuado adelante con la obra, actualmente llevaría un año de haber arrancado, tiempo en el que se hubiera arreglado definitivamente el puente del río Virilla, conocido como el de la “platina”.
Su conclusión habría estado para marzo de 2016, fecha para la cual se espera que no se haya movido una palada de tierra con el actual proyecto.
En cuanto a la ruta 32, carretera que será ampliada mediante un préstamo otorgado por el Gobierno chino, se sigue a la espera de que esta administración logre cambiar algunas cláusulas del contrato firmado inicialmente.
La oferta otorgada por los asiáticos vence en febrero próximo, fecha para la cual se espera el Gobierno haya aprobado el diseño final que en este momento realiza la empresa constructora.
Para avanzar más rápido, se requiere una pronta definición de las autoridades en ambas obras, y que realmente funcione la nueva ley de expropiaciones, lo que reduciría sustancialmente los plazos para que el Gobierno ocupe los terrenos que necesita para iniciar las obras, según argumenta Carlos Segnini, ministro de Obras Públicas y Transportes.
“Antes, si el propietario no estaba de acuerdo con el precio, teníamos que ir a un contencioso. Ahora en 15 días ya podemos tomar posesión aplicando la nueva ley, y eso nos permitiría adelantar metas”, comentó Segnini.
De 17 obras viales contempladas en el Plan Nacional de Desarrollo, ocho estarán completas antes de que termine la administración. Las tres más grandes iniciaron su construcción desde la pasada administración y las cinco restantes son carreteras menores o puntos de interconexión con las rutas principales.
Estas serían las únicas que empezarían y finalizarían mientras Solís esté en el cargo.
De estos proyectos, se espera que inicie pronto la construcción del tramo de cuatro kilómetros de la carretera de Circunvalación, un proyecto iniciado por la administración Carazo y que 35 años después sigue sin concluirse.
De hecho, aún faltaría un sector de poco más de un kilómetro entre Calle Blancos y la ruta 32, para la cual no se han presentado diseños, ni figura en el plan mencionado.
“Tenemos la misión de ejecutar la obra que quedó pendiente y a la que queda proyectada, buscarle financiamiento y hacerle los diseños. La función no es solo construir, sino buscar la plata y dejar diseños, dejar proyecciones. Eso es parte de nuestra misión y por ahí vamos a encaminar la gestión”, afirmó el jerarca del MOPT.

201411302310070.n44.jpg

Rodrigo Díaz
[email protected]


Ver comentarios