Objetivo de la negociación es eliminar obstáculos europeos
Enviar
Jefe de la delegación costarricense afirma que cita en Bruselas será clave para acuerdo de asociación
Objetivo de la negociación es eliminar obstáculos europeos

• Centroamérica pretende que el acuerdo incluya cláusulas que garanticen el cumplimiento de las exigencias europeas

• País pedirá flexibilidad debido a condición como importador de insumos

Israel Aragón
[email protected]
*Colaboró en esta información la periodista Mónica Cordero

Mientras la Asamblea Legislativa agota el plazo estipulado por el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos para aprobar su agenda de implementación, el equipo negociador costarricense librará una nueva batalla comercial, esta vez con Europa.
Del 25 al 29 de febrero, en Bruselas, Bélgica, se celebrará la segunda ronda de negociación para un acuerdo de asociación con la Unión Europea (UE).

Será la primera en la que se discuta sobre textos, pues las partes llegarán a negociar las enmiendas a los documentos con la propuesta normativa del acuerdo que previamente se habrán intercambiado.
Con Europa la ronda adquiere especial relevancia, pues el bloque económico se ha caracterizado por exigir altos estándares a los productos que importa, convirtiéndolos en la principal barrera para el comercio.
Por esta razón, los negociadores del istmo llegarán a la cita con la consigna de garantizar, en el mismo acuerdo, los mecanismos para que Centroamérica mejore en la práctica las condiciones de acceso al mercado europeo.
En una entrevista con LA REPUBLICA, Roberto Echandi, jefe del equipo negociador y vocero centroamericano, describió el panorama para la próxima ronda y los objetivos regionales.

El sector productivo plantea que con Europa se debe dar más importancia a las barreras no arancelarias, ¿qué opina el equipo de negociación?
Con Europa se debe luchar con las medidas no arancelarias antes que con los aranceles. Durante el encuentro de equipos negociadores (del 21 al 25 de enero) la discusión se enderezó bastante en ese sentido, porque Centroamérica venía con el enfoque tradicionalista de buscar la eliminación de aranceles. Aquí tanto en normas técnicas como sanitarias tenemos que ir con una posición muy agresiva, diferenciando el flujo de comercio de aquí para Europa del de Europa hacia Centroamérica, porque se trata de lograr un trato especial diferenciado.

¿En este sentido, qué importancia tendrá la segunda ronda, al dedicarse a la parte normativa del acuerdo y poner estos temas sobre la mesa?
Será una ronda clave. De qué me sirve un programa de desgravación arancelaria si al final no puedo exportar. Y hay muchas formas de lograr eso, pero implica un trabajo creativo que va más allá de la cooperación… La idea es lograr algún tipo de procedimiento que nos dé más certeza de que Europa no tome medidas que restrinjan el comercio de manera arbitraria”.

¿Cuáles serán los objetivos centroamericanos del encuentro en Bruselas?
Nuestra línea conceptual irá por el lado de que debemos tener un planteamiento que, número uno, reconozca que lo que nos interesa es mejorar las condiciones de acce
so reales a la Unión Europea. Dos, aclarar que esas condiciones no van asociadas solo con los aranceles, sino también con medidas sanitarias, fitosanitarias y de normalización, lo que se llaman obstáculos técnicos. Tres: reconociendo eso, es importante que existan en el acuerdo disposiciones específicas tendientes a facilitar, en la práctica, que Centroamérica pueda incrementar su oferta exportable a Europa. Reconocemos el nivel de protección que Europa quiere tener, pero que entonces tengamos medidas que posibiliten a Centroamérica cumplir con esos estándares.

¿Se permitirá la acumulación de las reglas de origen producto por producto?
Si las reglas de origen son muy difíciles de cumplir nos interesa la acumulación de otros países, para reflejar la realidad productiva costarricense, pero eso habrá que verlo producto por producto. Para el café tostado, por ejemplo, no nos interesa que se traiga café de otras regiones para tostarlo, sino que se use café local. En manufacturas, al ser países importadores de insumos, nos interesa tener mayor flexibilidad.

¿Cuán exigente es con la legislación nacional, en temas como propiedad intelectual, la propuesta normativa que ha presentado la Unión Europea?
De momento lo que han presentado es solo una propuesta, y ellos piden muchas cosas, pero eso no significa que se las vayamos a dar. El país ha hecho reformas importantes con el Cafta, reformas que se debieron tomar hace mucho tiempo y se nos juntaron. Habrá que ser muy sensibles a la realidad costarricense, porque este tratado no podría implicar jamás, jamás, un proceso de reforma como el del Cafta.

Ver comentarios