Enviar
Obesidad no tiene por qué ser sinónimo de enfermedad

Las personas que tienen sobrepeso, si llevan una vida saludable, pueden vivir tanto como las delgadas e incluso son menos propensas a desarrollar problemas cardiovasculares.
Así lo afirman investigadores de la Universidad de York, en Canadá.
Para Jennifer Kuk, autora principal del estudio, incluso intentar perder peso y fracasar en el empeño puede ser peor que mantener un elevado peso y llevar un estilo de vida sano que incluya una actividad física y una dieta equilibrada con mucha fruta y verdura.
El estudio reveló que las personas obesas con pocos o ningún problema físico o psicológico y que tenían un peso mayor al entrar en la edad adulta estaban más conformes con su peso e intentaban con menor frecuencia hacer una dieta durante su vida.
Además, eran más propensas a ser físicamente activas y a seguir una dieta sana.
Los investigadores utilizaron en su estudio el sistema de clasificación de la obesidad de Edmonton (EOSS en inglés) que, según afirman, es más fiable que el cálculo del Indice de Masa Corporal (IMC) basado en el peso y la talla, y que el que mide la circunferencia de la cintura.
Este nuevo sistema, desarrollado por la universidad canadiense de Alberta, establece cinco fases de la obesidad, teniendo en cuenta además del IMC y el tamaño de la cintura parámetros clínicos que indican la presencia de enfermedades a menudo agravadas por la obesidad, como la diabetes, la hipertensión y los problemas coronarios.
Según Kuk, para saber si deben o no perder peso, las personas deberían ver a un médico que las evalúe de acuerdo con los criterios del EOSS.

Madrid / EFE
Ver comentarios