Obama no acepta extorsiones
Barack Obama se mostró dispuesto a sentarse a negociar con los republicanos, pero siempre que autoricen un presupuesto temporal. AFP/La República
Enviar

Déjenme ser claro, no hay escenario u opción buena, no hay un remedio extraordinario, no hay varita mágica que nos permita evitar el caos que se desencadenaría por primera vez en nuestra historia si no pagamos nuestras facturas


Obama no acepta extorsiones

El presidente de EE.UU., Barack Obama, se mostró ayer dispuesto a negociar con los republicanos sobre cualquier aspecto del presupuesto, pero siempre y cuando no penda "la amenaza del caos económico" sobre la cabeza de los estadounidenses, y advirtió de que "la extorsión" no puede convertirse en "una rutina".
El presidente se mostró dispuesto a sentarse a negociar con los republicanos, pero siempre que autoricen un presupuesto temporal que reabra la Administración y aumenten el límite de endeudamiento, el cual se superará el 17 de octubre.


Obama ofreció a los republicanos la posibilidad de autorizar un aumento del techo de deuda por un período corto, durante el cual se negociaría la reducción del déficit sin exclusión de ningún capítulo.
"Dejemos estas amenazas lejos de nuestras familias y nuestros negocios, y empecemos a trabajar", dijo el presidente en una rueda de prensa en la Casa Blanca en la que volvió a acusar a una facción radical republicana -el Tea Party- de haber buscado la parálisis del Gobierno federal desde el principio y haber presionado para ello al presidente de la Cámara baja, John Boehner.
Tras más de una semana desde que diera comienzo la paralización parcial de la Administración, Obama reiteró su intención de dialogar con la bancada republicana sobre "todos aquellos asuntos que ellos consideren", pero no bajo amenazas.
Obama se refirió así a los repetidos intentos de los congresistas republicanos de incluir en la ley de financiación temporal una disposición que eliminara los fondos para la reforma sanitaria promulgada por el presidente en 2010.
Volvió a exigir a la oposición que, sin concesiones, reabra la Administración federal, que mantiene servicios públicos cerrados y centenares de miles de funcionarios en casa, y autorice el aumento del techo de endeudamiento.
El presidente estadounidense utilizó las palabras del inversor Warren Buffett y comparó la estrategia de no aumentar el techo de endeudamiento con "una bomba nuclear, un arma demasiado horrible para ser usada".
"Déjenme ser claro, no hay escenario u opción buena, no hay un remedio extraordinario, no hay varita mágica que nos permita evitar el caos que se desencadenaría por primera vez en nuestra historia si no pagamos nuestras facturas", advirtió Obama.
El presidente aseguró además que no aumentar la capacidad del Tesoro de pagar sus deudas, un debate que ya se llevó al límite en 2011, "interrumpirá la marcha de los mercados" y "la confianza del mundo en Estados Unidos como cimiento de la economía global".
En 2011, aunque finalmente se evitó la temida suspensión de pagos, la pugna llevó a que Standard & Poor's rebajara la nota de solvencia del país.
"No voy a ceder cuando se trata de la fiabilidad y el crédito de Estados Unidos", aseveró Obama, quien recordó que el techo de deuda no aumenta más el déficit ya que simplemente autoriza al Tesoro a realizar pagos de gastos ya comprometidos por el Congreso.

Washington/EFE


Ver comentarios