Enviar
EE.UU. suspende juicios contra supuestos terroristas detenidos
Obama ordenará cierre de Guantánamo

Presidente firmaría hoy orden ejecutiva para cerrar la prisión de la base naval

Washington
EFE

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, prevé firmar hoy, jueves, una orden ejecutiva para exigir el cierre de la prisión en la base naval de Guantánamo en el plazo de un año, informó ayer la cadena ABC
En su segundo día de trabajo, Obama tiene previsto firmar además otras dos órdenes que prohibirán el uso de la tortura y que abrirán una revisión de los procesos de detención, según la cadena que cita a altos funcionarios.
Greg Craig, consejero legal de la Casa Blanca, informó ayer a miembros del Congreso sobre las tres órdenes, indicó la ABC.
Obama instruyó a su secretario de Defensa, Robert Gates, para que pidiera a los jueces militares en Guantánamo la suspensión durante 120 días de los procesos contra los presos detenidos en esa cárcel, en la actualidad unos 250.
Dos jueces militares suspendieron ayer por 120 días los juicios contra seis detenidos en la base de Guantánamo, en respuesta al pedido de Obama, de dar un plazo para estudiar los casos de los supuestos terroristas recluidos en esa base.
Menos de 24 horas después de la investidura presidencial de Obama y de la solicitud transmitida por Gates, el coronel de Ejército Patrick Parrish suspendió, sin audiencia, el proceso contra el ciudadano canadiense Omar Khadr. Khadr, uno de los cientos de hombres que llevan años recluidos en Guantánamo (Cuba) sin juicio, está acusado por la muerte en 2002 de un soldado estadounidense en Afganistán. Cuando fue capturado, tenía 15 años de edad.
Por su parte, el coronel de Ejército Stephen Henley suspendió también por cuatro meses los procesos contra cinco hombres acusados de vinculación con los ataques terroristas en Estados Unidos del 11 de septiembre de 2001, informó a Efe una representante de la organización Human Rights Watch (HRW), Joanne Mariner, presente en la vista en Guantánamo.
En la audiencia presidida por el juez militar Henley, cuatro de los cinco acusados (Jalid sheik Mohamed, Ali Abd al Aziz, Wallid ben Attash y Mustafa Ajmed al Hasawi) manifestaron que se oponen a la suspensión de sus juicios.
Por contra, Sel Ramzi ben al Shaiba indicó que no se opone a la suspensión. Los cinco hombres encaran la posibilidad de la condena a muerte.
La detención prolongada y sin juicio de supuestos terroristas, aislados en la base naval ubicada en el oriente de Cuba y sometidos en algunos casos a torturas, ha sido durante años objeto de críticas de los aliados de Washington y de denuncias de los grupos defensores de los derechos humanos.
“El presidente Obama entendió claramente que en nada beneficia el comienzo de su Presidencia con el espectáculo de procesos injustos y caóticos en los tribunales militares” de Guantánamo, dijo ayer Mariner.
“La pausa de 120 días da al nuevo Gobierno un período razonable para que se desechen los casos que no tienen mérito y se transfiera el resto a los tribunales federales”, añadió.
Durante su campaña electoral, Obama prometió que cerraría el centro de detención de Guantánamo.
Ahora su Gobierno busca los mecanismos legales para el cierre de los casos en los que no hay cargos de crédito y el procesamiento de los otros en una jurisdicción que aún debe determinarse.
Fuentes allegadas al Gobierno que tomó posesión el martes señalaron ayer que el presidente Obama ya ha redactado una orden para la clausura definitiva del centro de detención, si bien no existe todavía un anuncio oficial.
A fines de 2002, el ya ex presidente George W. Bush estableció unos tribunales militares que debían juzgar a los calificados como “combatientes enemigos ilegales”, supuestamente no amparados por las convenciones de guerra de Ginebra ni por las leyes federales de Estados Unidos.
El pedido enviado por Gates a los jueces militares en Guantánamo busca “permitir que el nuevo presidente y su Gobierno tengan tiempo para una revisión del proceso general de los tribunales militares, y específicamente los casos ahora pendientes ante esos tribunales”.
“La confusión y la incertidumbre que hemos visto repetidas veces en Guantánamo refleja la naturaleza 'ad hoc' de estos procesos militares”, comentó Mariner.
“Sería un error terrible que se procese un caso tan importante como los (atentados) del 11 de septiembre (de 2001) en un sistema tan rudimentario”, agregó la representante de HRW.


Ver comentarios