Macarena Barahona

Enviar
Sábado 14 Septiembre, 2013

Los partidos políticos, el Ejército, se comprometen en pactos de “NUNCA MÁS” romper el orden institucional…


Cantera

“Nunca Más”

A 40 años después del golpe… miles de chilenos desfilaron por las principales ciudades de Chile, con las fotografías de desaparecidos y torturados, exigiendo castigo a los violadores de los derechos humanos.
La convocatoria fue hecha por la Asamblea Nacional de los Derechos Humanos que defiende a los familiares de las víctimas de la dictadura. La Asociación de magistrados de Chile pidió perdón por sus acciones y omisiones, la Corte Suprema reconoció que “no hizo lo suficiente en la dictadura, el presidente Piñera fue contundente al criticar el sistema judicial que rechazó miles de recursos de amparo de las víctimas y a la prensa por aceptar la versión oficial y no investigar las violaciones a los derechos humanos (según la agencia France-Presse).
A los 40 años del golpe de estado del ejército chileno los familiares siguen clamando por la dignidad del pueblo, donde la verdad y el perdón deben ser hacer justicia. Nunca el olvido.
Hemos visto las marchas convocadas en estos días. Multitudinarias, serias, dignas. Con las fotografías de los miles de desaparecidos como enigmas dolorosos para una democracia política.
Los partidos políticos, el Ejército, se comprometen en pactos de “NUNCA MÁS” romper el orden institucional…Nunca Más..
Los pactos se quiebran, se traiciona, como Pinochet traicionó a Salvador Allende, presidente democrático y la justicia chilena cuando podía juzgarlo no lo hizo. Ese nunca más de no hacer las cosas, de pensar que el olvido construye democracia, que por no mencionarlos ya los desaparecidos… desaparecen.
Nunca más es el nombre de cada uno y cada una en sus fotografías ampliadas desfilando de la mano de sus familiares y amigos. Para que no se olviden jamás y se haga justicia.
Los torturadores y asesinos que viven a la sombra de unas instituciones complacientes, los que han sobrevivido a sus propios crímenes , verán un día actuar a la “justicia” cuando por fin sean castigados.
Emblema de miles es el cantautor Víctor Jara, su familia ha pedido justicia en Estados Unidos, solicitando la extradición de un exoficial del ejército acusado de ser uno de los que lo asesinaron.
Hace 40 años, a Víctor Jara lo sorprende el golpe de estado en la Universidad Técnica del Estado, y es detenido junto a profesores y alumnos. Lo llevan al Estadio Chile (actualmente “estadio Víctor Jara”, lugar en el que hay una placa en su honor con su último poema), donde permanece detenido varios días. Según numerosos testimonios, lo torturan durante horas, le golpean las manos hasta rompérselas con la culata de un revólver y finalmente lo acribillan el día 16 de setiembre.
Estando preso escribió su último poema y testimonio:
“Somos cinco mil/en esta pequeña parte de la ciudad./Somos cinco mil/¿Cuántos seremos en total/en las ciudades y en todo el país?/Solo aquí/diez mil manos siembran/y hacen andar las fábricas./¡Cuánta humanidad/con hambre, frío, pánico, dolor,/presión moral, terror y locura!”.


Macarena Barahona