Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



NACIONALES


Nuevo Canal de Panamá abre oportunidades a industria tica

Redacción La República [email protected] | Martes 07 junio, 2016



La inauguración, el 26 de junio, del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá debe beneficiar a varios sectores de actividad, entre ellos los desarrolladores de los centros comerciales-industriales panameños, los transportistas de gas natural licuado, y las constructoras de los puertos en el mar Caribe y el océano Atlántico.
Se ha hablado recientemente de otros proyectos interoceánicos en la región, especialmente en Costa Rica, México y Nicaragua.
Pero al menos en el corto plazo, existiría la oportunidad para los empresarios costarricenses de invertir en los nuevos centros comerciales-industriales panameños, ubicados en ambos extremos del canal, ya que no parece probable que los demás proyectos compitan con el negocio de la logística global.
Con el tráfico marítimo adicional, Panamá podría ser un centro de producción intermedia para las mercancías que circulan entre Asia del Este, por un lado, y por otro, América del Sur y en el Norte, aprovechando los tratados de libre comercio con Estados Unidos y la Unión Europa, entre otros socios comerciales.
La zona libre existente en el lado caribeño desde hace varios años ha sido uno de los mayores mercados al por mayor de América Latina.
Por su parte, los empresas transportistas de gas natural licuado, localizadas principalmente en Luisiana y Texas, y en la costa del Pacífico de Colombia, deben beneficiarse de los bajos costos logísticos, aprovechando el nuevo canal.
Mientras tanto, el desarrollo ya se ha iniciado en Miami, Nueva Jersey y Nueva Orleans, de los puertos lo suficientemente grandes para recibir los buques de contenedores y carga general, que transitarán el canal ampliado.
Las nuevas esclusas panameñas, con el ancho de 55 metros y una profundidad de más de 18 metros, pueden acoger a los buques con una carga de hasta 13 mil contenedores de 20 pies, además de las cisternas de gas más grandes del mundo.
Solo los barcos que llevan menos de 5 mil contenedores pueden pasar por el canal existente.
Los buques que transportan hasta 18 mil contenedores, que están entrando en un uso significativo en las navieras globales, continuarán utilizando la ruta de Suez, que no tiene límites de tamaño.
Se espera que el costo final de las nuevas esclusas llegue a los $6 mil millones, alrededor de $1.000 millones mayor que el monto presupuestado.
El Gobierno panameño y Grupo Unidos por el Canal, el consorcio que desarrolla las esclusas, se disputan el pago final, después de varios retrasos en el proyecto, que debió estar listo hace dos años, para el centenario del canal original.
La constructora española Sacyr Vallehermoso lidera el consorcio, que incluye empresas belgas, italianas y panameñas.
Se espera que el tráfico del canal aumentará de 350 millones de toneladas al año a 600 millones.
Otros proyectos potenciales de la región son canales secos en Costa Rica y México, y un supercanal nicaragüense, que podría recibir los portacontenedores más grandes del mundo.
El proyecto de Costa Rica, por su parte, contempla el desarrollo de tres zonas francas, con el afán de crear miles de puestos de trabajo.
Sin embargo, el plan, que incluiría dos nuevos puertos —uno en el Caribe y otro en el Pacífico norte— conectados por una línea ferroviaria, costaría alrededor de $16 mil millones, mientras que el Gobierno de México en febrero pasado suspendió un plan para construir un canal seco a través del Istmo de Tehuantepec.
El destino del canal de Nicaragua depende de que China decida desarrollar un activo estratégico en América Central, en respuesta a las iniciativas de Estados Unidos para limitar los intereses chinos en el Mar del Sur de China, mediante el apoyo a las demandas rivales de Indonesia, Filipinas y Vietnam.