Enviar
Banco que financió a Alterra ofreció dinero a Houston para que amplíe aeropuerto
Nuevo intento para salvar aeropuerto

• Potencial operador de la terminal aún no tiene el dinero para pagar la deuda que deja Alterra con el acreedor

Danny Canales
[email protected]

Un acuerdo de última hora brinda respiración artificial al contrato de modernización del Juan Santamaría.
El banco que suspendió el financiamiento a Alterra a mitad de la construcción, accedió a prestar recursos al potencial nuevo operador del aeropuerto.
Como parte del arreglo la empresa Houston Airport System Development Corporation (HASDC) prometió aportar $40 millones de recursos propios para invertir en obras y comprarle las acciones a Alterra en mayo.
Ese mismo mes se daría la reanudación de los trabajos en el aeropuerto, los cuales están paralizados desde enero del año anterior, afirmó Karla González, ministra de Transportes.
Para que se diera el acuerdo la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) accedió a no retirarse del proyecto al tiempo que le permitió a HASDC invertir el dinero que perciba de la operación del aeropuerto en la construcción de las fases 1 y 2 del proyecto (valoradas en $42 millones) y en la operación y mantenimiento de la terminal aérea.
En el caso de Alterra, el IFC tomó la decisión de dejarse los recursos generados por el aeropuerto como garantía ante un supuesto desequilibrio financiero del contrato.
Lo que queda pendiente es el pago de la deuda que tiene Alterra con el IFC, ya que HASDC aún no ha logrado un arreglo con los dos bancos a los que les solicitó el dinero.
En ese sentido el potencial nuevo operador y el banco acreedor acordaron diferir el pago ocho meses —es decir que se daría hasta en octubre de este año— a la espera de poder conseguir los recursos en ese lapso.
Ahora lo que falta para el despegue del proyecto aeroportuario es que la Contraloría bendiga los cambios promovidos por el Gobierno para hacer viable la obra.
Para ello el Gobierno se comprometió a enviar un addendum al contrato que incluya la ampliación del plazo por cinco años, el nuevo cronograma de obras, la sustitución de las casas matrices, el traslado de Coopesa y Reco
pe del aeropuerto y la definición del factor de eficiencia para la fijación de tarifas.
Si la Contraloría da luz verde a los cambios, HASDC se compromete a completar las dos primeras fases del proyecto en 18 meses, afirmó Jeff Schefferman, representante de la firma aeroportuaria.
En caso
de que el órgano contralor rechace la propuesta, González reconoció que no queda otro camino que el Estado asuma la operación del aeropuerto.
Los trabajos pendientes son la construcción de la terminal de pasajeros y de una subestación eléctrica, así como la ampliación de las salas de abordaje y de las áreas comerciales.
Paralelamente a que se completen las gestiones para el traspaso de acciones en el aeropuerto, la empresa EDICA empezó ayer a trasladar maquinaria al aeropuerto y limpiar las cerchas para estar preparada al momento en que le den la orden de inicio, afirmó Mario Lara, gerente de la constructora.


Ver comentarios