Nuevas tendencias inundan la Gran Manzana
Enviar

11 de setiembre termina la Semana de la Moda de Nueva York


Moda

Nuevas tendencias inundan la Gran Manzana

Carolina Herrera,  Ángel Sánchez y  Tommy Hilfiger ya mostraron sus nuevas colecciones en la Semana de la Moda de Nueva York

La alta tecnología se cruza con una florida primavera en la mente de la diseñadora venezolana Carolina Herrera, quien compartió jornada en la Semana de la Moda de Nueva York con el festival de música rock de los años sesenta, resucitado por Tommy Hilfiger y con la propuesta de Ángel Sánchez.
Herrera y Hilfiger son dos clásicos acostumbrados a compartir jornada en la Fashion Week de Nueva York porque saben que su público es radicalmente distinto.


Ella viste a las señoras más elegantes del Upper East Side, su barrio de adopción en Manhattan. Él se encarga de dar estilo a los jóvenes más prometedores del país que cursan sus estudios en las universidades de elite.
En esta ocasión, Carolina Herrera enfatiza más que nunca su eterna vocación de mirar hacia adelante sin perder el peso de su categoría de leyenda de la costura. Y así, con un motivo tan aparentemente obvio como las flores en primavera, desglosa una colección que esconde más de una sorpresa.
"Toda la colección fue inspirada en el código cromático de una flor. La digitalicé y de ahí salen todos los colores que van a ver", aseguró a Efe antes del desfile. Esa flor era un tulipán, aunque en sus prendas, a veces suntuosas a veces minimalistas, aparecen otras muchas de la propuesta informática de Herrera.
"La tecnología para mí es importantísima. Y estos son tecnomateriales que uno y mezclo con el chifón o el lino o el crepe. Es una colección bastante seductora y con una siluetas muy femeninas", añadió.
La pasarela, en la que las modelos se cruzaban en medio de un laberinto de cipreses, se abrió con unos diseños blancos (su color para las ocasiones importantes, como siempre dice), con un estampado no cosido sino impreso sobre el tejido.
El estadounidense Tommy Hilfiger, por su parte, después de haber reinventado el anterior verano la clásica escapada a la playa y el último invierno el esquí, sorprendió a propios y extraños al convertir el Park Avenue Armory en un festival de música rock.
Así, las niñas buenas de Hilfiger, orgullo nacional, se desmelenaron con los ecos de Woodstock tamizados, faltaría más, por un proceso de glamurización total y se convirtieron en auténticas "groupies" en uno de los desfiles más espectaculares vistos en esta edición de la Fashion Week.

Nueva York / EFE


Ver comentarios