Logo La República

Sábado, 17 de agosto de 2019



COLUMNISTAS


Nuevas interrogantes desde Davos

Juan Manuel Villasuso [email protected] | Martes 21 septiembre, 2010



Dialéctica
Nuevas interrogantes desde Davos


Señalamos en nuestro comentario anterior que el Informe de Competitividad Global 2010-11, recién publicado por el Foro Económico Mundial de Davos, permite una amplia visión comparativa de los países en el contexto internacional y plantea diversas interrogantes sobre la realidad costarricense.
Dos de esas cuestiones tienen que ver con la mala calificación y rezago que se atribuye a nuestro país en las áreas de infraestructura vial, portuaria y ferroviaria; así como en la categoría macroeconómica, consecuencia de los altos márgenes de intermediación del sector financiero, la reducida tasa de ahorro nacional y los niveles de inflación.
Pero hay otras dimensiones del Informe de Competitividad Global que merecen ser resaltadas, recordando que el estudio incluye 139 países.
Educación. En este ámbito Costa Rica recibe su mejor calificación, pero existen luces y sombras. Ocupamos el primer lugar en la matrícula de la educación primaria, pero bajamos a lugar 63 cuando se trata de la educación secundaria y al 83 en el nivel universitario, evidenciando el serio problema de la deserción. En cuanto a la calidad del sistema educativo tenemos un puesto destacado (22), pero el acceso a Internet en las escuelas no es igualmente meritorio (64).
Salud. También en este pilar afloran claroscuros conforme al documento de Davos. Respecto a algunas enfermedades logramos apreciaciones positivas, por ejemplo la incidencia de la tuberculosis (28), pero en otras como la prevalencia del SIDA (77) y los nuevos casos de malaria (98) nos colocamos por debajo del promedio.
Delincuencia. La valoración en este campo es bastante negativa, aunque el Poder Judicial recibe buena calificación en lo concerniente a su independencia (26). En cuanto al crimen organizado nos hallamos en el lugar 101; y si se considera el costo que eso representa para las empresas (y yo añado, también para los hogares y las personas) descendemos hasta el puesto 115.
Eficiencia. Desde el punto de vista de la eficiencia de los mercados, particularmente en lo referente a barreras de entrada, los puntajes son bastante desfavorables. A Costa Rica se le ubica en el lugar 114 en lo que respecta a los procedimientos requeridos para iniciar un negocio; y en el puesto 121 cuando se toma en consideración el tiempo necesario para realizar esos trámites. Esta deficiencia ha sido diagnosticada desde hace décadas, sin embargo, las cosas no parecen mejorar.
Mercado laboral. En el mercado de trabajo también se advierten aspectos positivos y negativos de acuerdo a las opiniones adoptadas para la elaboración de los índices. Se observa que las relaciones entre trabajadores y empleadores son muy bien valoradas (12); y que las prácticas de contratación y despido (43) así como las remuneraciones y productividad (49) ocupan posiciones intermedias. No obstante, la falta de flexibilidad para fijar los salarios (80) y la rigidez del empleo (96) generan valoraciones inferiores.
Finalmente, hay que destacar en este sucinto recorrido por el Informe sobre Competitividad Global, lo concerniente al pilar de la innovación. Las calificaciones son positivas, entre ellas: disponibilidad de científicos e ingenieros (28), colaboración entre las universidades y las empresas (28), y calidad de las instituciones de investigación (31). Esto resulta alentador, pero queda trabajo por hacer, especialmente en materia de políticas públicas y asignación de recursos, estatales y privados, para la innovación.

Juan Manuel Villasuso