Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NACIONALES


Nueva incisión en el abdomen no deja cicatriz

Grettel Prendas [email protected] | Martes 26 abril, 2016

El doctor Francisco Poblete lleva un año realizando la minilaparoscopia en el país, siendo el único en brindar la cirugía con dimensiones tan pequeñas. Esteban Monge/La República


La tradicional cicatriz que quedaba en su abdomen luego de una cirugía laparoscópica no será más un problema, ya que una novedosa técnica permite realizar una incisión tan pequeña que no requiere suturas.
Se trata de la minilaparoscopia, un método mínimamente invasivo que utiliza instrumentales más especializados, con un calibre de 2,7 milímetros, a diferencia de la convencional, cuyo diámetro oscila entre cinco y diez milímetros.
La cirugía, la más pequeña que se realiza en el país, ofrece mejores resultados estéticos, ya que en lugar de cicatriz lo que queda en la piel es una mancha similar a una peca de un milímetro aproximadamente.
Además, hay un menor traumatismo y menos complicaciones para el paciente, pues los instrumentos utilizados evitan salidas y entradas involuntarias por parte del cirujano, lo que minimiza las posibilidades de lesión inadvertida de órganos intraabdominales.
Otra ventaja es el tiempo de recuperación de hasta un 50% más rápido y menos doloroso que con la laparoscopia tradicional.
“Con minilaparoscopia, incluso el resultado estético es mucho mejor que la cirugía robótica. Considero que es la mejor técnica disponible en la actualidad”, dijo el doctor Francisco Poblete, del hospital Lindora Medical Center.
El especialista es el único médico que realiza la laparoscopia de 2,7 milímetros, pues aun cuando otros centros ofrecen el procedimiento como tal, el tamaño de la incisión supera los tres milímetros.
Los instrumentos minilaparoscópicos, que son importados de Alemania, ofrecen mayor destreza y precisión al cirujano y evitan posibles daños inadvertidos al producir una sombra óptica menor que la de los de cinco milímetros.
Gracias a sus diminutas dimensiones, la lente laparoscópica puede acercarse mucho más al objetivo, obteniendo así una mejora en la resolución y una identificación más clara de las estructuras anatómicas.
Actualmente, la técnica es utilizada para la realización de colecistectomía o extracción de la vesícula y para hernioplastía; sin embargo, es posible su uso para otros procedimientos.
El método puede ser utilizado en cualquier paciente sin costo adicional, excepto en personas con obesidad mórbida, para quienes se dificultaría el uso de instrumentales tan pequeños.