Nueva técnica corrige malformaciones en tórax
Para aprender la técnica el Hospital La Católica obtuvo una cooperación de la Clínica Mayo, ubicada en Phoenix, Arizona, aseguró Klaus Kuhn, especialista. Esteban Monge/La República
Enviar

A quienes se les detectaba una malformación en el tórax debían someterse a cirugías complejas para hacer la corrección. Ahora este procedimiento se puede realizar de forma menos agresiva y ágil mediante el apoyo de la tecnología.


Se trata de la técnica Nuss para tratar el pectus excavatum, una alteración en la forma natural del tórax que provoca en los pacientes dificultades cardiorrespiratorias, dolores y problemas de autoestima, ya que se observa como un marcado hundimiento en el centro del pecho.
“La técnica consiste en una cirugía mínima invasiva, se realizan incisiones más pequeñas y se tiene visión directa gracias una cámara de cinco milímetros que se coloca en la caja toráxica y le permite al cirujano observar dentro del tórax y allí se procede a realizar una colocación de barras de aleación de acero para fijar el hundimiento”, aseguró Klaus Kuhn, especialista de Hospital La Católica.
Esa barra se usa para elevar el esternón, no es visible y se mantiene en su lugar por al menos tres años.
Luego de ese tiempo se remueve mediante un procedimiento sencillo bajo sedación y el paciente estará listo para desempeñarse normalmente en un plazo de 48 horas.


“Es una cirugía de primer mundo que ya realizamos en un país de tercer mundo. El método antiguo era demoledor: era un procedimiento altamente agresivo y ahora con esta nueva técnica el paciente se recupera rápido”, explicó Mauricio Arce, especialista en este tipo de cirugías.
Antes se requerían incisiones a nivel anterior del tórax, lesionar el músculo pectoral, cortar cartílagos o el hueso del esternón; lo que ocurría antes en este tipo de cirugías.
Esta nueva técnica posee otros beneficios como: pérdida sanguínea mínima, el tiempo de cirugía y los días de internamientos son menores, y se disminuye el riesgo de infecciones.


SIN SÍNTOMAS


Es común que personas con tienen la condición de pectus excavatum no presenten síntomas antes de los diez años. Entre un 35% y un 45% de los casos tiene un historial familiar y esta malformación suele afectar cuatro veces más a hombres que a mujeres.

Síntomas

  • Dolores de pecho y espalda
  • Respiración dificultosa
  • Fatiga física tras el ejercicio o intolerancia total a la actividad física
  • Frecuencia cardiaca alta

 

Ver comentarios