Logo La República

Miércoles, 20 de febrero de 2019



COLUMNISTAS


Nuestro silencio y pasividad, arma feroz para el desarrollo local

Siany Villalobos [email protected] | Martes 22 enero, 2019


Como dijo Luther King, “Lo que más preocupa no es el grito de los malos, sino el silencio de los buenos”; días atrás escribí una columna sobre las elecciones de los gobiernos locales, proceso que no es de mucha simpatía para los costarricenses, pese a que ha disminuido el abstencionismo, aún continúa siendo muy alto, con un promedio aproximadamente de un 65% del padrón electoral.

Es interesante la queja y los reproches en contra de las municipalidades y la intención de no participar en el proceso emitiendo el voto y mucho menos formando parte de las papeletas donde se elige a las autoridades locales.

No se puede seguir haciendo lo mismo, para obtener resultados diferentes. Costa Rica en cada proceso electoral muestra la división o fragmentación de la ciudadanía, con resultados  o elección de autoridades de muchos partidos políticos. Actualmente los concejos municipales son pluripartidistas, no cuentan con mayorías, aspecto que complica la toma de acuerdos oportunos para el desarrollo de cada cantón y en reiteradas ocasiones dificulta la gestión de la alcaldía ya que le impide cumplir con sus planes, programas y compromisos adquiridos en campaña, situación que en esencia, no debería ocurrir, pues esta forma de elegir debería fortalecer los procesos de transparencia, rendición de cuentas y negociación; sin embargo, se requiere contar con autoridades serias y maduras que dejen su bandería política de lado, frente al compromiso de construir y no destruir, pero lamentablemente la mayoría de la veces el obstruccionismo o lo que popularmente llamamos “atravesar el caballo” es la tónica, que siempre se revierte en contra del desarrollo local.

No estaría de más, realizar un breve recorrido por los resultados de las pocas elecciones municipales que lleva el país, 2002-2006-2010 y 2016, para reflexionar sobre lo que deseamos en nuestro cantón. En cada proceso se eligió a más de 6 mil autoridades locales, obteniendo resultados diversos, por ejemplo, cantones donde en el último proceso electoral solamente votó el 25% de las personas empadronadas, es decir, tres cuartas partes de la población no votaron, población que no se ve representada, actitudes que en nada ayudan, ni resuelven y que no permiten dar legitimidad a los procesos democráticos.

Actualmente las alcaldías están en manos de un 59,26% del PLN, 7,41% del PAC, 1,23% FA, 17,28 %del PUSC y un 14,81% de partidos cantonales.  

La volatilidad en cada proceso es más evidente, se muestra que no hay control de los partidos políticos en los concejos municipales, con la excepción de unos pocos. Se puede observar cómo la ciudadanía tiende a inclinarse por candidatos(as), más que por partidos políticos, razón que exige a las agrupaciones políticas a elegir los mejores candidatos (as) de querer continuar vigentes y crecer en los procesos locales, de igual forma sobrepasar las 14 municipalidades que actualmente cuentan con mayorías en sus concejos y que les  permiten ser más agiles, eficientes y eficaces en el ejercicio de sus funciones, o por el contrario otorgar el peso de la irresponsabilidad por la mala gestión, debido a que no le quedarán argumentos para defender su ineptitud.

En la actualidad y bajo los resultados de procesos electorales anteriores, se tiene conocimiento de que hay cantones donde se han posicionado autoridades de un mismo partido político durante las cuatro elecciones locales pasadas, por ejemplo, PLN se ha mantenido en 11 cantones, el PUSC en tres cantones y un partido local en un cantón, mientras que existen cuatro cantones donde no gana el mismo partido político. De igual manera se conoce que en último proceso electoral el PAC no logra alcaldías en Heredia y el PUSC no logra alcaldías en Cartago.

Así las cosas no queda más que ser proactivos, puesto que nuestro silencio y pasividad se convierten en arma feroz para el desarrollo local, porque aun cuando creemos que el proceso en nada nos concierne, no olvide, que no se puede dejar de pagar impuestos, que necesitamos  servicios públicos básicos (recolección de desechos sólidos, reciclaje, agua potable y residual, cementerio, aseo de vías, entre otros), carreteras que nos permitan optimizar tiempos y ahorrar recursos, entre muchas más labores municipales que disfrutamos y pocas veces percibimos. 




NOTAS ANTERIORES


Breve historia del PIB

Martes 19 febrero, 2019

La contabilidad por partida doble es sin duda uno de los grandes descubrimientos de la humanidad