Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 17 Septiembre, 2015

El fútbol es extraño.
Recuerdo un clásico no hace muchos años en que Javier Loaiza, vestido de morado le metió un golazo a la Liga; era un prospecto de tantos que buscan un espacio en la primera división. A modo de comparación, Javier era lo que es hoy Irvin Calderón.
Saprissa lo soltó y en la defensa izquierda morada se abrió un cráter que ha sido difícil de rellenar. Bryan Oviedo era el hombre pero viajó al extranjero muy joven y luego empezó el desfile de jugadores que no pudieron llenar los requisitos en esa posición.
Loaiza se fue a Santos y cumplió en varias campañas tanto en el carril izquierdo como en el derecho y cuando lo traspasan a la Liga, porta el gafete de capitán de los guapileños. Hoy es titular en la retaguardia manuda y Saprissa sigue sin llenar el hueco.
Otro caso curioso es el de Kenner Gutiérrez; no hace mucho estuvo a media hora de quedarse sin equipo. El cuerpo técnico de la Liga estaba dispuesto a escuchar ofertas o cederlo a préstamo. La operación no cuajó, Kenner se quedó y en pocas semanas se convirtió en figura indiscutible del León. Lo nombraron capitán por una temporada completa y hoy no lo mueve nadie en la defensa eriza. Hasta Elías Palma que en su momento mostró una regularidad impresionante tuvo que dejar el equipo por falta de espacio.
Para este Invierno, como egresado de la UCR y por consiguiente seguidor platónico de la Academia, me ilusioné cuando los celestes anunciaron el fichaje de Aaron Navarro, goleador de Generaleña, que incluso tuvo una leve oportunidad de ir a la Tricolor con Wanchope.
Me froté las manos imaginándome el binomio de ataque que formaría Navarro con Jonathán Sibaja, la revelación de los estudiantes un par de torneos atrás.
En este Invierno, repaso las formaciones de la Universidad y no aparecen ninguno de los dos. Por ejemplo, el domingo frente al Cartaginés no jugaron.
Uno no sabe si es por decisiones técnicas o que están lesionados. Podría ser y especulando, que Sibaja se haya caído anímicamente al no ser traspasado a un equipo grande, no ser convocado a la Tricolor y entonces baja el ritmo en los entrenamientos y el técnico lo relega a la banca.
Avanza el Invierno y Aaron Navarro no asoma su rostro en la alineación universitaria, donde hoy son caras nuevas figuras como Gustavo Díaz, Freddy Álvarez y Olman Vargas.
¿Lesiones, decisiones técnicas o bajo rendimiento?
Vaya usted a saber.

[email protected]