Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 27 diciembre, 2014


Destaquemos dos eventos muy propios de estos días navideños, protagonizados por dos estrellas del fútbol mundial suramericano.
Primero fue Neymar, quien inauguró el Instituto Neymar Jr, una fundación para ayudar a niños pobres construida en la ciudad de Praia Grande, en el litoral del estado de Sao Paulo y donde el delantero de la Canarinha pasó gran parte de su infancia.
El Instituto Neymar Jr ofrecerá clases gratuitas de fútbol, voleibol, natación, judo, baloncesto, lectura, idiomas, música, baile e informática a cerca de 2.300 niños de 7 a 14 años de edad.
La magna obra ha obligado a una alta inversión de unos $9,2 millones, al jugador del Barcelona, club que también apoya el proyecto a través de su fundación.
“Yo viví a dos cuadras de aquí y sé cómo fue esto en mi infancia. No tuvimos oportunidades. Entonces, esto es una puerta gigante para que podamos dar oportunidades a los niños y jóvenes de aquí”, afirmó Neymar durante la inauguración.
El padre de la estrella de la selección brasileña, Neymar da Silva, aclaró que con el instituto no pretende ejercer la función de cazatalentos, para descubrir a nuevos futbolistas entre los niños atendidos en la escuela.
El instituto solo aceptará a niños que vivan en los ocho barrios pobres de Praia Grande, ciudad vecina a Santos, donde Neymar jugó hasta 2013.
También se exigirá que los niños vayan regularmente a la escuela y acudan, como mínimo, a un 90% de las clases.
No muy lejos de Praia Grande, el delantero uruguayo del Barcelona, Luis Suárez, hizo llegar alrededor de 500 cestas de alimentos, la mayoría dulces, a los niños que permanecen ingresados en el hospital materno infantil Pereira Rossell de Montevideo.
Suárez y su mujer, Sofía Balbi, ejercen de “embajadores” de un programa de intercambios profesionales en el campo de la docencia, la investigación y la asistencia de enfermedades pediátricas entre la Fundación Pérez Scremini de Uruguay y el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona (HSJD), en el que el Hospital Pereira Rossell también participa.
El envío de las cestas, protegidas con un llamativo envoltorio de color rojo y repletas de dulces, proporcionó más de una sonrisa a los niños y familiares que por circunstancias de salud tuvieron que pasar la Navidad fuera de sus casas.
Hermoso gesto de dos estrellas del fútbol mundial, poco imitado por cierto, que no olvidan por más millones en sus cuentas bancarias, sus cunas humildes.

[email protected]